El portal de Acuicultura y Pesca
Fono (56-65) 243-5090 - Mail: info@mundoacuicola.cl
Quienes Somos I Publicidad I Foro I Bolsa de trabajo I Sitios de Interes I Agenda I Suscripción I Boletin
Región de Valparaíso:

Destacan valor científico del Taller de Operaciones Marinas de la PUCV

Las nuevas instalaciones inauguradas recientemente por la Escuela de Ciencias del Mar de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), constituirán un apoyo a la docencia, investigación y vinculación con el medio (Mundo Acuícola).

Ubicado en Curauma –Valparaíso–, el Taller de Operaciones Marinas cuenta en sus 270 m² cuadrados construidos con espacio para oficinas, áreas de servicio, laboratorios y bodegas, siendo creado para potenciar el desarrollo de las Ciencias del Mar. Así lo indicó José Merino, quien este año asumió el desafío de hacerse cargo del lugar.

Si bien entregará variados beneficios a la comunidad científica, tres son los objetivos principales de esta unidad de apoyo, destacándose la colaboración en la formación de los futuros profesionales. “Uno de nuestros trabajos es que progresivamente se convierta en un espacio para apoyar la docencia práctica, por lo cual es importante incentivar a los estudiantes a que aprovechen el lugar y propongan temas de estudio”, comentó el encargado.

Brindar apoyo a la actividad de los académicos es otra de sus funciones, al proporcionar la tecnología necesaria para el desarrollo de sus proyectos. “A lo largo de los años la mayoría de los grupos de investigación han adquirido equipamiento científico para realizar estudios en el océano. Nuestra idea es organizar todo ese instrumental e integrarlo en un solo lugar, gestionar las mantenciones correspondientes y ponerlo a disposición de los académicos”.

El punto anterior va de la mano con el tercer objetivo, que es fortalecer las propuestas técnicas y de investigación. “Nuestra Escuela es muy competitiva, y con la construcción de este Taller la potenciaremos aún más. Esperamos desarrollar nuevas líneas de estudio que vayan acorde a las necesidades de estos tiempos”.

Características de la infraestructura

El Taller cuenta con tres secciones principales; almacenamiento, electrónica y mecánica marina y calibración. Desde el punto de vista de la conectividad posee una red de datos montada en fibra óptica, que permite más de 50 usuarios conectados en forma simultánea vía inalámbrica con un excelente ancho de banda.

Según informó José Merino, el área de electrónica y mecánica marina contará con las herramientas necesarias para examinar, evaluar, mantener y reparar el equipamiento científico que dispone la Escuela, “en este lugar reuniremos todas las herramientas que nos permitan hacer mejoras y, pensando en forma ambiciosa, a futuro contratar personal idóneo para desarrollar equipos propios que suplan las necesidades que evidenciamos al salir a terreno”.

El área de calibración se encuentra en un ambiente controlado, lo que permitirá revisar el instrumental, “contamos con equipos y sensores que no poseían un lugar propio donde verificar su correcto funcionamiento. En este espacio podremos modificar las variables de acuerdo al instrumento que vamos a calibrar y de este modo garantizar la calidad de nuestros registros”.

Dentro de los planes se encuentra instalar un túnel de prueba (estanque de agua) en el cual se someterán a pruebas diversos modelos a escala de artes de pesca y unidades de cultivo, lo que permitirá evaluar nuevas tecnologías para producción.

En relación al resguardo, el lugar cuenta con un sistema de seguridad doble, con cámaras que monitorean constantemente y con sensores de movimiento. Además, envían alertas por celular, “si hubiera algún corte eléctrico, tenemos autonomía suficiente para no depender de la electricidad. Próximamente se incorporarán sensores de humedad, temperatura y humo para que nuestros equipos queden muy bien protegidos”.

Todo lo anterior demuestra que este espacio es apto para “apoyar el desarrollo de las Ciencias del Mar”, por lo que Merino espera que tanto estudiantes como profesores utilicen los espacios para adquirir y compartir conocimientos en el área, “como encargado me preocuparé de mantener el Taller en funcionamiento, y de vincularlo con la comunidad, además de estar atento a las nuevas tecnologías para utilizarlas en beneficio del desarrollo científico”.