Jueves
22/06/2017
Ictioterapia de belleza, relajación y sanación
En Santiago visitamos un centro de ictioterapia para conocer los peces Garra rufas, que poseen una ventosa por la que succionan las células muertas de la piel. En Viña del Mar conocimos el tratamiento de ictioterapia para sanación de psoriasis.
04/05/2016


19600 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Ictioterapia de belleza, relajación y sanación

Garra rufa es una especie de pez pequeño, perteneciente a la familia Cyprinidae, también denominado pez doctor. Habita en agua dulce y es originario de Turquía, Siria, Jordania, Líbano, Iraq e Irán.  La talla promedio es de 5 cm., en cautiverio, sin embargo, en su hábitat natural, se han encontrado adultos de hasta 15 cm., soportando temperaturas hasta 40°C.  Su cuerpo está cubierto de escamas, tiene forma cilíndrica, alargada y es de color café oscuro, posee algunas manchas laterales de variados tamaños, dispuestas de forma irregular, el abdomen es más claro que el dorso. Posee dos pares de barbillas pequeñas y la boca no posee dientes, sino ventosa, a través, de la cual se alimenta succionando. Debido a esta última característica, estos peces son utilizados en ictioterapia.

            La ictioterapia es realizada por peces de la especie Garra rufa, que succionan las células muertas de la piel y, además, tienen la particularidad de aportar dithranol, sustancia utilizada en dermatología en cremas de rejuvenecimiento y para tratar afecciones a la piel como la psoriasis. Es una técnica alternativa y pionera, que favorece la regeneración de la piel, a través de la exfoliación natural.

La terapia se realiza en estanques con alta densidad de peces donde se sumerge el cuerpo, generalmente manos o pies, para que los pequeños peces hagan su trabajo. Esta técnica es recibida como tratamiento de belleza, de relajación o bien como una terapia de sanación para personas con problemas a la piel como psoriasis, eczemas y durezas.

            Para conocer más sobre esta innovadora terapia, nos trasladamos hasta Santiago, donde visitamos Garrarufa Fish Spa, de la empresa Hands & Company, para conocer in situ el trabajo del pez doctor. Ahí pudimos apreciar el procedimiento que se realiza antes, durante y después de la terapia.

 

            Para interiorizarnos sobre este servicio, nos contactamos con Paula Goycolea, socia Hands &C ompany, quien nos cuenta respecto de esta iniciativa, “la idea nace en 2011, lo vi en Tenerife, me pareció un servicio único y distinto, nos demoramos seis meses en crear y registrar nuestro Garra rufa  Fish Spa. La ictioterapia es un servicio de exfoliación natural, de relajación que se complementa perfecto con la pedicure. Buscamos siempre proyectos pioneros y vanguardistas y Garra rufa cumplía con ambas características”, a lo que agrega “la empresa Hands & Company nace el año 2003, con una apuesta clara y especializada, destinada a ofrecer  un servicio   en manicure y pedicure, partimos con 17 metros cuadrados y 3 manicuristas, hoy somos un equipo con 150 personas”, nos cuenta Goycolea.

GarrarufaFish Spa

            Llegamos al lugar de destino, ubicado en la comuna de Las Condes, en Santiago, donde pudimos apreciar el lugar que acoge a los pequeños peces, y que está especialmente adaptado para el descanso. Nos encontramos con una ambientación de caverna, con luz tenue, cálida, con música y aroma de relajación. “Tenemos cuatro estanques dedicados exclusivamente para los pies (...) están acondicionados con todas las propiedades de higiene para que no exista ningún contagio, tanto de peces como de personas,” nos cuenta María Senta Wachholtz, socia de Hands and Company quien nos recibe en el spa.

            Comienza el proceso de ictioterapia. Lo primero es resguardar las condiciones de higiene, a través de una supervisión exhaustiva de los pies, ya que no se permite el ingreso de personas con heridas abiertas, enfermedades contagiosas, infecciones u hongos, por lo que hay una persona que revisa los pies antes del ingreso al estanque, los lava y se cerciora que estén sanos, con la finalidad de proteger la salud, tanto de los peces como de las personas.

            Acto seguido, una vez con los pies dentro del agua, los peces se acercan de manera inmediata, y se fijan a la piel a través de su ventosa. Luego van rotando, reubicándose en diferentes partes donde van succionando células muertas de la epidermis y, a la vez, van estimulando la circulación de la sangre y la regeneración de la piel”. “Realizan un masaje, ya que tocan puntos concretos de acupuntura logrando relajar”, nos cuenta Paula Goycolea. La sesión tiene una duración de media hora, transcurrido ese tiempo, los pies son secados y, finalmente, se recibe un masaje de relajación.

 

Estanques

            Garrarufa Fish Spa, cuenta con 4 estanques de 200 litros que contienen una alta densidad de peces, los que son mantenidos en óptimas condiciones para su supervivencia. Adicionalmente, el Spa posee un estanque de reserva donde se mantienen los peces en reposo. “Los peces necesitan estar en agua de 28 a 30 grados Celsius, con oxígeno y comida”, nos cuenta Goycolea.  Por su parte, Wachholtz nos explica que una vez a la semana se hace la mantención específica que requieren los Garra rufa. “Los peces requieren cuidados especiales, tienen que estar a temperatura ideal, tienen que ser bien alimentados y no pueden estar sometidos a estrés. Es decir, cuando hacen el servicio, los vamos cambiando para que hagan su descanso y así estén completamente relajados y dispuestos a cumplir su función”.

 

Tratamiento de psoriasis

            Nos trasladamos también hasta la ciudad de Viña del Mar, para conversar con Elka Ianiszewski, quien ha trabajado en ictioterapia curando psoriasis. Respecto a esta terapia, nos relata que “estos diminutos peces se acercan sin miedo a la piel, produciendo un leve cosquilleo, succionando las células muertas suavemente, proporcionando un micromasaje muy placentero, que se convierte en una fuente de energía para todo tu cuerpo. Te dejan manos y pies como nuevos, adiós a las durezas. Como en todo tratamiento se requiere de constancia, una vez a la semana 30 minutos y tras cuatro sesiones, se consigue suavizar la piel de los pies, manos y codos en forma espectacular”.

            Ianiszewski utilizó esta técnica en personas con psoriasis. Al respecto, cuenta que la ictioterapia “es un tratamiento muy bueno para la psoriasis y para cicatrizar heridas, ya que tiene un efecto regenerativo. Es un excelente masaje, que también sirve para mejorar la circulación, para relajarse y para hidratar profundamente la piel. Estos pececitos son los únicos responsables de todos estos beneficios para la piel. Además, segregan una enzima llamada dithranol, que se utiliza en cosmética para fabricar cremas rejuvenecedoras”.

“Yo fui la única en Chile que tuve la tina de peces, para la cura de psoriasis.  Puedo decir que curé psoriasis a través de la ictioterapia.  Ellos se comían las células muertas, y yo lo complementaba con flores de Bach y biomagnetismo, puedo decir que la psoriasis la curé.  Tuve pacientes que se curaron después de un año, con sesiones dos veces a la semana, tuve conversaciones con una persona de Concepción y nunca más le apareció”.

            Consultada sobre la adquisición de los peces, Elka nos indica que éstos fueron importados desde Tailandia.  “Los peces se reciben en bolsas con agua, metes esa bolsa a tus acuarios con agua preparada y ellos, de a poquito van saliendo, los acuarios de vidrio son de 200 litros y traen incorporados los asientos”. Acerca de la reproducción de los peces, indicó que “no intentamos hacer reproducción, yo los compré y en una oportunidad se reprodujeron y aparecieron dos pececitos. Nosotros en el spa no utilizamos tierra ni arena, entonces es muy difícil que el huevo tenga un ambiente adecuado para la reproducción”.

            “Los peces se enferman con los cambios de temperaturas, inmediatamente hay que medicarlos, son muy delicados, si hay un descuido se muere todo el acuario”, nos dice Elka, quien recuerda que, en una oportunidad, se ausentó del Spa dejando a una persona encargada, sin embargo, tuvo que regresar el mismo fin de semana, porque se habían muerto todos los peces”. Respecto a los riesgos, recomienda principalmente que ingresen sólo personas con los pies sanos, ”es importante que haya una supervisión previa al ingreso, la persona con hongos tiene prohibido el ingreso al spa porque los peces se mueren con el hongo”, enfatiza.

            Finalmente, hay que mencionar que el pez doctor, muy popular a nivel mundial, se ha utilizado para promocionar y vender una imitación denominada chi chin, que no posee las mismas características de Garra rufa y, aunque físicamente son muy similares, los chin chin, poseen dientes con los que no sólo extraen las células muertas sino que también muerden, ocasionando daños en la piel, por lo que se recomienda realizar esta terapia sólo en lugares establecidos.

Por Katherine Silva

Revista Mundo Acuícola

Edición 107

Marzo-abril de 2016



NOTICIAS RELACIONADAS