Domingo
19/11/2017
Los repentinos obstáculos que ha debido sortear la acuicultura chilena en el primer semestre
Los últimos acontecimientos que afectaron a las empresas salmoneras y mitilicultoras nacionales –erupción del volcán Calbuco y paro de funcionarios de Aduanas-, pusieron a prueba, tanto las capacidades de la industria como de los entes gubernamentales.
17/06/2015


839 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Los repentinos obstáculos que ha debido sortear la acuicultura chilena en el primer semestre

En nuestra edición anterior, destacamos la estabilidad y relativa calma que se observaba durante los primeros meses del año en el sector acuícola nacional. Tanto la salmonicultura, como la industria mitilicultora, hacían un buen balance del período 2014 y realizaban una proyección optimista del año en curso. Nada hacía presagiar que pasadas las 18:00 horas del 22 de abril iba a despertar, después de varias décadas, uno de los macizos más peligrosos de Chile y Sudamérica: el volcán Calbuco.

Desde ese día, la producción salmonera de agua dulce comenzó a ser afectada por la lluvia de cenizas y los aluviones que se formaron a partir de la descarga de fragmentos volcánicos desde los distintos cráteres del Calbuco.

Según lo informado por la Asociación de la Industria del Salmón, SalmonChile, la industria cuenta con 200 pisciculturas en Chile, aproximadamente, de las cuales sólo 8 operaban en la zona de emergencia del volcán. De esa cantidad, 5 instalaciones resultaron afectadas con daños graves o totales, mientras las otras 3 restantes alcanzaron a trasladar la totalidad de los peces. Así, el número de instalaciones dañadas representó sólo el 2,5% de las pisciculturas de la industria en la fase de agua dulce.

Por otro lado, el gremio reportó, además, que en estas 8 pisciculturas, de la zona aledaña al volcán Calbuco, se criaban 25 millones de un total de 300 millones de peces cultivados en la totalidad de los puntos productivos. Es decir, un 8,3% del total de la producción de agua de dulce.

Cenizas y aluviones

Según SalmonChile, el protocolo de emergencia activado por Sernapesca funcionó a cabalidad, otorgando las facilidades especiales para autorizar el movimiento de peces, bajo las condiciones de bioseguridad establecidas. Se informó, además, que la primera fase de producción es una etapa de crecimiento que es posible reemplazarla, por lo tanto las pérdidas fueron más bien acotadas a nivel industria, mientras en el plano laboral, el gremio reportó que el 100% de los trabajadores fueron evacuados sin problemas.

Sin embargo, el daño de algunas de las instalaciones fue impactante. Fue el caso de la piscicultura Río Blanco, de Marine Harvest, que fue seriamente afectada por aluviones que arrasaron las instalaciones en su paso. De acuerdo con lo señalado por Berta Contreras, gerente de Asuntos Corporativos de la firma, la piscicultura Río Blanco fue seriamente afectada, con millones de ovas ojo y alevines muertos.A pesar de lo anterior, “dada la etapa del ciclo en que se encontraba, no implica disminución en la producción a corto plazo, por lo que la pérdida permite ser reemplazadas y no implicará problemas de  abastecimientos en los mercados. Es decir, la producción del 2015 y 2016 no se verá afectada.La pérdida será reemplazada y el abastecimiento de los mercados no se verá afectado con la erupción”, comentó Contreras.

Invermar informó cuantiosas pérdidas

La empresa exportadora de salmones, Invermar, también informó sobre la situación que afectó a la piscicultura de Lago Verde, a consecuencia de la erupción del Volcán Calbuco. "Según se ha podido constatar, hasta el momento, los daños sufridos por las instalaciones de la Piscicultura de Lago Verde y de la biomasa en ella existente, a la fecha de la erupción, acarreará cuantiosas pérdidas para la empresa, las que podrán ser dimensionadas una vez que se reúnan mayores antecedentes", señaló la compañía en documento enviado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

Producto del material y la ceniza volcánica caída sobre Lago Verde, se derrumbó  la techumbre principal y se reportó daños en los estanques y demás instalaciones complementarias.Además, se produjo la pérdida total de la biomasa de alevines y smolt que se encontraban en la piscicultura, mientras que las ovas resultaron parcialmente destruidas. "Al respecto, informamos que la empresa está haciendo y hará los mejores esfuerzos para tratar de rescatar aquellas ovas que no resultaran destruidas o dañadas", versaba el documento enviado a la SVS.

Pérdida total en Hornohuinco

En el caso de Cermaq Chile, la piscicultura Hornohuinco  se vio gravemente perjudicada. La erupción del volcán Calbuco ocasionó la pérdida total del stock de peces, tras el impacto en su sector de producción por el descenso de lahares, afectando las unidades de incubación y alevinaje que  fueron  arrasadas por barro y otros sedimentos.  A su vez, en el sector de reproductores fue interrumpido el flujo de agua por la pérdida de la bocatoma y el corte de las tuberías de abducción, lo que generó la mortalidad del stock completo de cohos por hipoxia.

En detalle, los daños fueron de un total de 1.679.189 ejemplares. De este total, 8.627 corresponden a los reproductores de salmón coho y los 1.670.562 restantes,  a la especie trucha arcoíris. Los alevines de trucha tenían un promedio de 8,26 gramos y, según los planes de producción, para este año, tendrían como destino dos centros de smoltificación y dos centros de mar. Esta pérdida no será reemplazada en la empresa y fue eliminada del plan de producción 2015, lo que reduce el volumen total de producción en 2.800 toneladas.

En el caso de los reproductores de coho, los ejemplares tenían un promedio de peso de 5.470 gramos, los que, según su estimación, tendrían como destino la siembra de 10 centros de mar.La empresa informó que tiene un plan de producción para el 2016 de 80.500 toneladas totales para las tres especies. El efecto de la pérdida de estos reproductores de coho, genera que no se cuente con smolts para sembrar 10 centros de mar, los que correspondían a 23.800 toneladas, es decir, un 30% de su volumen de cosecha. Cermaq dio a conocer también que mantiene réplicas del programa genético en otras instalaciones de Agua Dulce, pero a pesar de ello, considera la próxima generación de Coho como pérdida.

Las otras instalaciones de agua dulce que resultaron seriamente dañadas fueron la piscicultura Río Petrohué, de Salmones Camanchaca, y la piscicultura Río Sur de AquaGen.

Paro de funcionarios de Aduanas

Casi un mes después de la erupción del Calbuco, otro hecho acaparó la preocupación de salmoneros y mitilicultores. El 20 de mayo, los funcionarios de Aduanas comenzaron un paro indefinido, causando pérdidas no sólo al sector acuícola, sino que también a otras áreas exportadoras de alimentos por excelencia, como la frutícola.

Además de las mermas económicas, el sector salmonero acusó un quiebre en la confianza de los mercados de destino.  “Tan importante como las mermas financieras, es la crisis de confianza e imagen que estamos sufriendo hoy. El capital de posicionamiento que se ha construido en los últimos años, se ve fuertemente dañado”, explicó Felipe Sandoval,  Presidente de SalmonChile.

Adicional al tema económico y de imagen, la industria se mostró inquieta por la detención del ciclo productivo. Según lo expuesto por Felipe Manterola, gerente general de SalmonChile, las pérdidas por venta de salmón fresco superaron los $30 millones de dólares, pero más allá de lo económico, el ejecutivo lamentó la pérdida de la reputación en el mercado norteamericano, principalmente. “En Estados Unidos somos líderes, por lejos, el mayor país exportador de salmón a ese país, con respecto a otros productores, y con un atributo muy valorado, como lo es la frescura del producto”, expresó Manterola.

El paro de trabajadores de la Aduana, que se solucionó el jueves 28 de mayo,también preocupó a la Industria mitilicultora. Los empresarios asociados a AmiChile afirmaron que la situación fue delicada y que de haber continuado, las pérdidas habrían sido millonarias.

AmiChile aseguró que la pérdida de la industria mitilicultora fluctuó entre 100 y 150 mil dólares diarios. Yohana González, gerente de AmiChile, aclaró que el mejillón congelado que se transporta por vía marítima se siguió exportando, aunque los principales afectados fueron los exportadores de productos frescos o refrigerados por vía terrestre.

La situación generó incertidumbre y tanto para la industria mitilicultora como para muchos exportadores, un punto de gran preocupación fue la escasez de frigoríficos, ya que en esta época de la temporada, a lo menos el 50% de la producción de mejillón debe ser almacenada.

En términos comerciales, como imagen de país exportador, la situación también fue preocupante, ya que los clientes requieren de sus proveedores continuidad en el suministro, existiendo siempre el riesgo de sustitución por proveedores más confiables.

Revista Mundo Acuícola

Edición 102

Abril-mayo de 2015



NOTICIAS RELACIONADAS