Sábado
24/06/2017
Legislación europea prohíbe el uso del bioensayo en ratón para el control del veneno diarreico de mariscos
Los moluscos que se produzcan o exporten a Europa, a partir del 1 de enero del 2015, no podrán analizarse con el bioensayo en ratón para detectar toxinas lipofílicas. La nueva legislación prohíbe el uso de ratones para la monitorización de estas toxinas.
26/01/2015


622 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Legislación europea prohíbe el uso del bioensayo en ratón para el control del veneno diarreico de mariscos

Por Dra. Elena Domínguez

Directora comercial

ZEULAB

edominguez@zeulab.com

Es bien conocido que algunas especies de algas, de las clases dinoflagelados y diatomeas, producen toxinas marinas que son eficientemente acumuladas por moluscos bivalvos: tales como mejillones, ostras, almejas, vieiras o berberechos.   Estas toxinas no tienen ningún efecto adverso en los moluscos.  Sin embargo, el consumo por humanos de moluscos contaminados provoca graves intoxicaciones alimentarias; siendo los síndromes diarreico, amnésico y paralítico los más conocidos.  Así,  existen planes de monitorización y legislación  que controlan la presencia de estas toxinas y evitan riesgos para la salud pública.   La extracción de moluscos bivalvos está permitida siempre y cuando los resultados de tal muestreo determinen niveles de toxinas por debajo de límites legales permitidos.  Actualmente, la legislación exige controles de las toxinas paralíticas (saxitoxinas), amnésicas  (ácido domoico) y lipofílicas (ácido okadaico y derivados, yessotoxinas, pectenotoxinas y azaspirázidos).  En USA y  Nueva Zelanda también existe legislación para el control de las brevetoxinas.

La toxinas del grupo del ácido okadaico (OA), junto con los azaspirázidos, son responsables de la intoxicación diarreica por moluscos (DSP/VDM), que se presenta con síntomas como náuseas, vómitos y diarreas.  La Decisión de la Comisión  (EC) N. 853/2004 establece 160 µg/kg como la concentración máxima permitida de ácido okadaico, dinofisistoxinas y pectenotoxinas en moluscos vivos.  Además, la Decisión de la Comisión (EC) N. 15/2011, de julio del 2011, que modifica el reglamento N.  (EC) 2074/2005, especifica el método de cromatografía líquida-espectrometría de masas  (LC-MS/MS) como método analítico de referencia; habiendo sido, hasta esa fecha, el bioensayo en ratón.

El bioensayo en ratón se ha usado para el control de toxinas lipofílicas en moluscos durante mucho tiempo.  Sin embargo, problemas éticos y dudas generados sobre los resultados obtenidos con este método originaron una gran preocupación en el sector en los últimos años.  En el análisis de toxinas lipofílicas se usan 3 ratones por muestra.  La muerte de 2 de los 3 ratones indica la presencia de toxinas por encima de los niveles permitidos (160 µg/kg para ácido okadaico, dinofisistoxinas y pectenotoxinas juntas).

El ensayo biológico en ratón requiere de formación básica de manejo animal y laboratorio, es por ello que ha sido ampliamente usado para determinar toxinas diarreicas en laboratorios experimentados o pequeños productores durante muchos años.  Sin embargo, la implantación del método químico LS-MS/MS es un tanto compleja y puede ser difícil de conseguir.  La elevada inversión en equipamiento y personal que requiere esta metodología puede llevar a que pequeños o medianos productores tengan que subcontratar estos análisis, y que laboratorios privados, que hasta ahora usaban el método biológico, dejen de ofrecer este servicio analítico.

Los moluscos bivalvos que se exporten a la Unión Europea, a partir del  1 de enero de 2015, no podrán ser analizados con el bioensayo en ratón para toxina lipofílicas.  Productores y laboratorios deberán usar metodologías que cumplan con la legislación que se aplica a partir de esa fecha.

Cuando la legislación fue aprobada, en julio del 2011, algunos líderes de opinión mostraron preocupación sobre la capacidad del método LC-MS validado para proteger a los consumidores (Otero et al, Analytical Chemistry 2011).  El efecto de factores no controlados en el método, junto con la falta de información sobre toxicidad hizo creer que esta decisión se tomó de modo apresurado.  Aunque estas conclusiones no fueron compartidas por otros expertos, la controversia aún hoy está abierta.  Además, España solicitó a la Comisión Europea una ampliación para la implantación del nuevo método.

La legislación Europea (2074/2005 y 15/2011) también permite el uso de otros métodos analíticos para la monitorización de toxinas lipofílicas, siempre y cuando cumplan los criterios de eficacia establecidos por el LR-UE (laboratorio de Referencia Europeo) y proporcionen el mismo grado de protección para la salud pública.  Actualmente existen otros dos métodos que cumplen con estos requisitos, un ensayo de inhibición de fosfatasa-PPIA- (Smienk et al, Toxins 2012) y un LC-MS/MS (Van den Top et al, Food & Contaminants 2011).

El ensayo de inhibición de fosfatasa- OkaTest- es el único test comercial validado en ensayos inter e intra-laboratorio (Smienk et al, Toxins 2012; Smienk et al, JAOAC 2013); y tal y como expone el LR-UE cumple los requisitos del reglamento (EC) 2074/2005 y puede ser usado para la detección de toxinas del grupo del ácido okadaico (OA, DTX1, DTX2, DTX3 incluyendo sus ésteres).

Productores o procesadores de moluscos y analistas pueden fácilmente implantar el kit OkaTest en sus laboratorios, ya que sólo necesitan una experiencia básica en laboratorio y un equipamiento mínimo no específico.  El kit permite obtener resultados en unas horas y, por tanto, tomar decisiones más rápidas en cuanto a extracción o procesado del producto.  El uso de este kit para autocontrol, antes de la extracción en bateas próximas a una zona cerrada o en áreas con niveles de toxinas por debajo del límite legal, puede evitar pérdidas económicas importantes. OkaTest puede ser especialmente útil en áreas donde son habituales los bloom de toxinas de ácido okadaico.

Para una completa monitorización de toxinas lipofílicas OkaTest debe de complementarse con otros métodos que detecten yessotoxinas (YTX), pectenotoxinas (PTX) y azaspirázidos (AZA).  La combinación de OkaTest y LC-MS/MS puede ser un buen sistema para monitorizar las toxinas lipofílicas en moluscos bivalvos.

OkaTest y LC-MS/MS son herramientas analíticas fiables cuyas ventajas pueden combinarse proporcionando importantes beneficios a sus usuarios.  LC-MS/MS es capaz de identificar toxinas de varios grupos individualmente, aunque necesita de personal especializado y una gran inversión en equipamiento.  OkaTest detecta la toxicidad potencial de la muestra, cuantificando toxinas AO por inhibición de fosfatasas, y no requiere personal calificado ni equipos específicos.

La determinación de toxinas lipofílicas por LC-MS/MS conlleva 2 inyecciones por muestra; una de ellas para determinar YTXs, AZAs, AO libre y PTXs, y una segunda para los derivados del ácido okadaico.  Esta segunda inyección puede derivarse a OkaTest, ya que este kit permite cuantificar el total de las toxinas del grupo del ácido okadaico en más de 43 muestras en un mismo día.  Sin embargo, se necesitan hasta 20 horas para analizar 25 muestras con LC-MS/MS y, por tanto, los resultados no se pueden presentar hasta el día siguiente (Blanco et al, Revista Galega dos Recursos Mariños 2013). 

Laboratorios con elevado número de muestras o acceso limitado a equipos de LC-MS pueden beneficiarse de la combinación de ambas metodologías en el análisis de rutina, ya que el coste del ensayo, por muestra, y el tiempo hasta la obtención de resultados, es considerablemente menor.

Revista Mundo Acuícola

Edición 100

Noviembre-diciembre de 2014



NOTICIAS RELACIONADAS