Miércoles
24/05/2017
Universidad de Antofagasta, la vitrina del cultivo del dorado en el mar
Nos trasladamos hasta la Universidad de Antofagasta para conocer el trabajo que han realizado en el cultivo de Seriola lalandi, quienes han desarrollado el ciclo completo de la especie. La idea es incentivar a los empresarios a usar sus concesiones.
06/09/2012


500 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Universidad de Antofagasta, la vitrina del cultivo del dorado en el mar

Seriola lalandi conocida vernacularmente como dorado, palometa o vidriola, y en el mercado internacional como Yellow tail kingfish. Es una especie muy atractiva para la acuicultura chilena. Durante los últimos 10 años, se ha investigado respecto a sus aspectos biológicos, alimenticios, adaptativos y de cultivo, logrando hoy en día tener descifrado lo que a su reproducción respecta, proyectándose como una buena alternativa  para diversificar la acuicultura chilena.

Los atractivos para consolidarse en una potencial especie de cultivo intensivo y masivo en Chile, radican principalmente en que nuestro país reúne las condiciones propicias para su cultivo en la costa norte, de hecho la ruta que realiza  esta especie migratoria contempla dicha zona. No es una especie introducida. Presenta adaptabilidad al cautiverio y al manejo, posee rápido crecimiento y cuenta con un soporte de infraestructura disponible en el mercado. Por otra parte, posee mercados de destino establecidos con una ruta de comercialización conocida  y especies símiles muy apetecidas en el mercado internacional como son: Seriola quinqueradiata, S. lalandi aureovittata y S. dumerili.

Por ello, nos trasladamos a la Universidad de Antofagasta, para enterarnos de los avances en el cultivo de S. lalandi donde la investigación comenzó  hace 10 años con algo muy básico. “En un inicio se realizaban  capturas del medio y adaptación en estanque,  se buscó  un alimento que la especie pudiera consumir y luego se comenzó a hacer investigación en reproducción, producción de juveniles y cultivo”, nos cuenta el Dr.  Rodolfo Wilson Pinto, encargado del cultivo de dorado (Seriola lalandi) de la Universidad de Antofagasta  e impulsor de este cultivo.

Las capturas de ejemplares comenzaron en Tal Tal, ayudados por los pescadores artesanales de la zona quienes utilizaban red de cerco para realizar capturas, una vez capturados,  los peces,  eran  trasladados  a una jaula y posteriormente a un estanque  ubicado en la costa el que era transportado por un camión de la Universidad, recuerda Wilson, quien agrega que este periodo se realizaba cada año de enero a marzo.

Inicialmente, los juveniles capturados del medio, eran mantenidos en estanques y alimentados; Los que reunieron ciertas condiciones establecidas, pasaron a conformar el primer stock de reproductores llegando a tener más de 40 ejemplares sobre los 10 kg. Esto, con el apoyo de financiamiento Fondef indica Wilson quien agrega “posteriormente, nos dedicamos exclusivamente  a la producción de juveniles a partir de este stock de reproductores que teníamos”.

“Logramos que los peces se reprodujeran en forma natural, sin inducción sólo utilizando luminosidad y temperatura, ellos se reproducen en cautiverio  durante los meses de noviembre hasta marzo cuando la temperatura sube en forma natural, sólo manejamos la luminosidad (horas luz)” comenta El doctor para Mundo Acuícola, indicando además que los desoves son prácticamente diarios. “Se estima que cada hembra pone 200 mil huevos por postura, las posturas son 2 o 3 veces por semana” nos cuenta.

Los huevos van a una sala de incubación, para posteriormente obtener larvas aplicando un protocolo de desarrollo larvario. Aquí los huevos están 48 horas en incubación, luego el desarrollo larvario dura 35 días, en ésta etapa, pesan aproximadamente un gramo. Desde ahí son trasladados a una sala de nursery, hasta que alcanzan 50 gramos

Desde que nace hasta que llega a los 50 gramos han transcurrido 110 días aproximadamente. Ese pez de 110 días, está apto para ser trasladado al mar e ir a una jaula de cultivo. La tecnología de cultivo en mar está a disposición, sin embargo, actualmente ésta etapa  aún no se ha desarrollado en forma comercial. “Multiexport nos regaló una jaula e hicimos un ensayo de engorda (en mar) en Mejillones pero nunca se ha hecho la experiencia con un pez reproducido en laboratorio” nos cuenta Wilson. “Los peces estuvieron ocho meses en mar, ingresaron de 1,5 kg.  y llegaron a 3, 5 kg.”, recuerda el investigador.

Estos peces fueron cosechados en Mejillones y enviados en formato de muestras desde la Universidad de Antofagasta a  E.E.U.U. “Como en Antofagasta no hay una empresa que cumpla con la normativa, enviamos los peces a  Santiago para procesarlos (empresa Nanaimo)” nos relata Wilson.  En la costa oeste de Norteamérica hay una demanda insatisfecha por el producto “Yellowtail”    que se destina en un 100% al mercado del sushi/sashimi. El producto chileno, se  trabajó en distintas presentaciones: sin cabeza, filete, fresco refrigerado, trozos de filete, congelado, etc. Obteniendo una retribución respecto a lo apetecido o no del pez en Miami  y San Diego, obteniendo mejores resultados en esta última zona.

En teoría, el cultivo de Seriola lalandi, contempla producir en hatchery un ejemplar de 50 gr. o bien comprar juveniles de 50 gr., para engordar. Esos ejemplares estarían en condiciones de entrar al mar “deberían permanecer unos 18 o 20 meses en mar para alcanzar los 3 o 4 kg. talla de cosecha (tamaño Premium) para luego ser comercializado en el mercado internacional” comenta Wilson.

En la Universidad de Antofagasta, esperan el otorgamiento de la concesión en mar en el sector del Colorado en la Región de Antofagasta para comenzar con esta anhelada etapa. Actualmente cuentan con una concesión de 50 hectáreas, que se encuentra cerca a una reserva marina por lo que no se puede utilizar, lo que ha atrasado el desarrollo de ésta etapa, sin embargo se espera que de aquí a marzo de 2013 los peces ya estén en mar.

La Universidad de Antofagasta busca empresas que se interesen en el cultivo de Seriola lalandi y que emprendan en éste auspicioso desafío. Una vez que comience el cultivo en mar por parte de la Universidad, esto servirá de vitrina para los expectantes empresarios que tienen solicitadas concesiones para el cultivo pero que aún no se han instalado. “Actualmente existen 15 solicitudes de concesiones  en mar entre Tocopilla y Tal Tal, a todas les falta sólo la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para comenzar a funcionar, pero no se quieren arriesgar a instalarse con el cultivo sino que están esperando que otros lo hagan para ver si éste funciona. Las solicitudes de concesiones han aumentado  a más de 40 en este último tiempo” comenta Wilson.

El Gobierno Regional de Antofagasta está interesado en que ésta actividad se desarrolle, ya que significará una nueva actividad económica y productiva para la Región. “Ellos están dispuestos a poner capital para financiar un pilotaje, la idea es  instalar 2 jaulas y hacer cultivo experimental para llevar a los peces de 50 gr. producidos en laboratorio, a una talla comercial. La experiencia servirá para saber cómo se comportan, si  comen, crecen, se enferman, si hay problemas con lobos, etc. La idea es probar para incentivar a los demás “la idea es que las empresas se decidan y entren a mar”, dice Wilson.  “Por eso la idea es hacer un pilotaje, una vez que salga la concesión que se supone saldrá en noviembre de  2012”, puntualiza.

“El pilotaje tiene un valor de $1200 millones de pesos, gran parte de los recursos  los aportará el gobierno Regional de Antofagasta y contempla una fuerte componente de capacitación a pescadores, buzos mariscadores, etc. Para que el día de mañana tengan posibilidades de trabajo en la zona”, agrega Wilson.

Por otra parte, la Universidad, en 2012 firmó un convenio con la empresa Cultinor para producir 100 mil juveniles. Sin embrago, en este momento,  la producción está parada porque no hay demanda. Distinto es el caso de la empresa Acuinor de Caldera, quienes ofrecen larvas y juveniles de S. lalandi para engorda en toda época del año  Actualmente, Acuinor está exportando su producción a Estados Unidos y Europa y al igual que la Universidad de Antofagasta, esperan instalarse próximamente en mar con jaulas de cobre.

 

 Artículo publicado en edición 87 de Revista Mundo Acuícola (septiembre de 2012).



NOTICIAS RELACIONADAS