Jueves
30/03/2017
La planta chilena que destaca por la producción limpia de hidrocoloides
Nos trasladamos al kilómetro 25 de la ruta Puerto Montt-Pargua en la Región de Los Lagos, a la empresa Gelymar, para observar el proceso de extracción de carragenina a partir de algas rojas.
11/07/2011


1007 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



La planta chilena que destaca por la producción limpia de hidrocoloides

En dicha planta se obtiene, de manera sustentable con el medio ambiente, todas las variedades posibles de este hidrocoloide. Y es que, además de utilizar las variedades chilenas, la firma importa las variedades algales de zonas más cálidas, obteniendo así una amplia gama de productos que hoy en día llega a las 1.600  fórmulas.

 La carragenina es un hidrocoloide extraído de algas rojas (rodophyta), que es utilizado en diversas aplicaciones en la industria alimentaria y cosmética, ya sea  como gelificante, espesante, estabilizante, emulsionante, además entrega consistencia y cuerpo a los productos, facilita la suspensión de ingredientes en la solución,  entre otras. Tiene la característica de formar una amplia gama de productos, dependiendo de las variedades de algas utilizadas y el producto final que se quiera elaborar. Alrededor del mundo se producen anualmente 45 mil toneladas de carragenina, de las cuales Gelymar produce 3.500 toneladas. Chile aporta aproximadamente el 12% del total mundial de este hidrocoloide.

Nos trasladamos hasta las dependencias de la empresa Extractos Naturales Gelymar S.A., que destaca a nivel mundial en producción y venta de carragenina, en cuya planta se preparan 1.600 fórmulas distintas a partir de 20 extractos puros, los que a su vez provienen de la combinación de 4 especies de algas chilenas y 3 de algas importadas. Allí, pudimos observar el proceso de extracción de carragenina a partir del alga chilena luga roja (Gigartina skottsbergii).

Actualmente, la empresa posee plantas de producción en Puerto Montt (Región de Los Lagos) y Porvenir (Región de Magallanes), oficinas comerciales en Santiago, Ciudad de México, Sao Paulo, Madrid y Beijing; que junto a una enorme red de distribuidores atienden a más de 80 países en los 5 continentes.

Proveedores en todo el mundo

Para fabricar sus productos, Gelymar compra la materia prima a un amplio espectro de proveedores en Chile y el mundo. Así, pescadores artesanales de la zona sur del país, como por ejemplo Bahía Mansa, en la costa de Osorno, hasta localidades como Melinka, en la Región de Aysén, proveen a la firma con variedades como la luga roja (Gigartina skottsbergii),  luga negra (Sarcothalia crispata), luga cuchara o luga corta (Mazzaella laminarioides) y chicoria de Mar (Chondracanthus chamissoi). En tanto, las variedades importadas corresponden a especies que no crecen en aguas frías y provienen de países tan lejanos como Indonesia, Filipinas, Malasia, Tanzania y  Vietnam.

 

La cosecha de las variedades chilenas es estacional y se acota a la época de primavera ? verano. Si bien cada especie tiene su ciclo de vida. En general se puede decir que ?la compra de algas comienza en septiembre  y se termina en abril del año siguiente, con eso, la empresa se  abastece para todo el año?, indica Jaime Zamorano, gerente de Proyectos de la firma. El alga se puede comprar seca, parcialmente seca, o como alga fresca. Con el tiempo, se ha trabajado en educar a los pescadores y sus familias respecto a la forma de cosechar el alga, destacando la poda sin extraer el sustrato donde crece (piedras, conchas, entre otros elementos) que si bien abultan el cargamento a comprar, se pone en peligro la sustentabilidad de los recursos.

 

Este proceso inicial de obtención de materia prima involucra a miles de personas. ?Es difícil estimar la cantidad de gente que participa en esta red de comercialización pero, sin duda, son miles de personas. Sólo en la Región de Los Lagos, estimamos que son dos mil familias las que trabajan con nosotros?, indicó Zamorano.

Comienza la extracción

Comercialmente existen tres tipos básicos de carragenina, todas las cuales se preparan en Gelymar, el proceso de extracción tiene una duración total que varía entre 10 y 24 horas.

Kappa (κ): Forma gel rígido.

Iota (ι): Forma  gel elástico. 

Lambda (κ): No forma gel, sólo solución viscosa.

De acuerdo con lo explicado por Miguel Salinas, gerente de Operaciones de Gelymar, antes de comenzar el proceso, se elige el alga o la mezcla de algas a utilizar y el proceso mediante el cual se realizará, éste puede ser: precipitación con Alcohol, Cloruro de Potasio o proceso heterogéneo, todas las carrageninas: Kappa (k), Iota (i) y Lambda (λ) precipitan en alcohol pero no todas en Cloruro de Potasio (sólo Kappa I y algunas Kappa II).

Se elige el proceso a trabajar, el cual está determinado por el uso final que se le quiere dar al producto y es definido por el mercado.  ?Recibimos las órdenes de compra desde nuestra casa matriz en Santiago, solicitando un despacho, en base a esto, se comienza a trabajar. Cada orden de compra se trabaja en forma independiente y se prepara el producto en base a una receta específica?, nos cuenta Sandra Parra, jefa de Planta de producto terminado. 

Las algas se ponen en una solución acuosa acondicionada especialmente para el proceso, a una temperatura cercana a la ebullición (95ºC). Esta solución es posteriormente clarificada mediante filtración, a partir de lo cual se obtiene el extracto y residuos sólidos. Una vez que se obtiene el extracto, se determina la funcionalidad mediante combinación con otros hidrocoloides de la familia de las carrageninas (gomas alimenticias) de distinto origen vegetal y se agregan sales específicas; así, el producto queda hecho en base a los requerimientos  de cada cliente, según nos cuenta Zamorano.

Después que se tienen los ingredientes, éstos se llevan al proceso de tamizado y mezclado. Allí se trabaja con tres sistemas de mezclado. Uno de 5 toneladas, otro de 2 toneladas y otro de doble cono, para mezclas de 750 kilogramos, los que son utilizados según el tamaño de la orden. La empresa asigna una enorme importancia a la seguridad alimentaria por los que cuenta con variadas medidas, tales como que cada mezclador tiene un ducto de carga y su propio tamizador para evitar ingreso de partículas extrañas al producto. Además, existen potentes magnetos en varias partes del proceso para prevenir el paso de cualquier partícula de metal. Una vez mezclados los ingredientes, comienza el proceso final de descarga y envasado.

 

Los ductos de descarga llegan directamente al envase final y cuentan con un ducto de seguridad. El envasado se realiza típicamente en sacos o cajas de 25 a 50 kilos o maxi-bags de 500 a 1.200 kilos, dependiendo de lo que requiera el cliente.

Mercados de destino y competencia asiática

Alrededor de un 92% de la producción de carragenina funcionalizada de la planta Gelymar Puerto Montt va al extranjero. Son aproximadamente 80 los países que reciben los envíos de Gelymar. Latinoamérica es muy relevante, especialmente México y Brasil. También realizan envíos a Argentina, Bolivia, Colombia, Perú, Venezuela, Costa Rica y Ecuador, entre otros países de la región. Otros mercados relevantes son Estados Unidos, Europa y Asia.

Gelymar es el mayor fabricante de carragenina en Chile y uno de los principales actores en el mercado mundial de este producto. Según Jaime Zamorano, el mercado de la carragenina está bastante globalizado y, por lo tanto, no hay tanta capacidad para protegerse de la competencia. ?En realidad, lo que hay que hacer es ser competitivos. Y, por eso, tal vez, nuestro principal nicho de mercado son los países vecinos. Por su cercanía geográfica, eso ayuda en el tema logístico; así es como Gelymar es el mayor proveedor de carragenina en Latinoamérica. En cuanto a Europa, que queda a la misma distancia que China para nosotros, ahí competimos con innovación y calidad?, asevera Zamorano.

Acerca del producto chino, el ejecutivo asegura que ?todavía es muy comoditizado, más genérico. Por otro lado, buscamos ser más eficientes en nuestros procesos. A tal punto que lo que los chinos logran barato con mucha gente a bajos salarios, nosotros lo podemos hacer con un mayor grado de tecnología y menos gente. De ese modo, competimos bastante bien?. Gelymar, en cambio, vende carragenina funcionalizada, es decir, productos específicos para cada aplicación. ?La carragenina que se usa en un jamón es distinta a la que se usa en un flan o en una pasta de dientes, por lo que vendemos el producto adaptado a la aplicación final?, puntualiza el ejecutivo de Gelymar.

A juicio de Zamorano, otro aspecto importante para esta industria en Chile es la gran disponibilidad de algas en esta parte del planeta. ?En las aguas del Pacífico Sur disponemos de la mayor fuente de algas de aguas frías del Cono Sur. Entonces, así como en Filipinas e Indonesia hay una fuerte producción de algas tropicales, acá tenemos una fuerte producción de este otro tipo de algas. Además, acá en Gelymar hemos desarrollado procesos en base a alga fresca, lo que representa otra ventaja competitiva importante, ya que el proceso de secado tiene un costo importante en la producción?, explica el gerente de la firma nacional. 

Producción Limpia de hidrocoloides

Uno de los aspectos que destacan en la planta Gelymar Puerto Montt es el manejo sustentable de los residuos, un tópico que ha sido resaltado por el Consejo Nacional de Producción Limpia. En las instalaciones de Gelymar los residuos sólidos tienen tres destinos: Se utilizan como material de apoyo a la fertilización para la forestación de zona donde se plantan eucaliptos, los mismos que producen la energía utilizada en la planta o como abono para los agricultores de la zona. Se utilizan, además, para alimentación animal, incluyéndolos en la dieta de vacunos, pollos y salmones en distintos porcentajes. Sin embargo, este producto no tiene calidad nutricional sino que reduce el costo de la formulación. En tercer lugar, se destinan a relleno sanitario (vertedero).

Por otra parte, Gelymar participa, junto a otras 38 empresas, en el Acuerdo de Producción Limpia de Productores de Algas en la Región de Los Lagos, un compromiso voluntario de producir en forma eficiente y sustentable. A través de este APL,  las empresas pertenecientes al Comité de Procesadores de Algas Marinas (COPRAM), están incorporando aspectos de gestión productivo-ambiental, bajo un enfoque de producción limpia, para aumentar la eficiencia productiva y prevenir y/o reducir los impactos ambientales generados por la actividad. 

Entre sus objetivos específicos se encuentran disminuir la cantidad, volumen e impacto que pueden provocar los residuos sólidos, mejorar la gestión de residuos líquidos, fomentar la minimización y manejo sanitario adecuado de los pequeños generadores de residuos, implementar acciones que permitan la incorporación de medidas de eficiencia energética, además de capacitar al personal en prevención de contaminación y producción limpia.

Las empresas acordaron cumplir 6 metas y 70 acciones, lo cual les permitirá, en un plazo de 18 meses, avanzar significativamente en la sustentabilidad de la actividad y en el mejoramiento de los estándares ambientales y productivos, permitiéndoles recibir el Sello Estrella Azul que los acredita como una empresa que produce limpio. ?Al ser el principal productor de carragenina en el país, sentimos la responsabilidad de liderar el tema ambiental del sector. Así fue durante la formulación del APL y también ahora, durante la ejecución del acuerdo?, afirma Jaime Zamorano, quien señala que producir limpio tiene un costo importante, pero que se recupera al poco tiempo. ?En el acuerdo no sólo están los procesadores de algas, sino también los recolectores y los intermediarios, todo con el fin de hacer más sustentable la actividad. La idea es tomar conciencia, por ejemplo, de la importancia de no sacar el sustrato sobre el cual crecen las algas. De esa forma, no se pone en peligro la sustentabilidad de la actividad?, destaca Zamorano.

Gelymar también ha sido reconocida a nivel latinoamericano. Así fue como el año 2010 ganó la segunda edición del Premio UPS al Espíritu Emprendedor, que distingue a las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) más innovadoras y exitosas de América Latina. En el concurso participaron más de 800 Pymes de 14 países de América Latina, representando a una amplia gama de industrias.

Proyecciones del mercado

El consumo de carragenina a nivel global ha crecido sostenidamente en los últimos años, ya que está muy ligado a la producción de alimentos. Por ende, Jaime Zamorano explica que jamás se ha visto un boom en la demanda del hidrocoloide. ?El crecimiento en el consumo de carragenina siempre es bastante pausado, de entre un 3% a un 6% al año. Esa es la expansión de mercado que se ha visto en los últimos 20 años?, sostiene Jaime Zamorano.

Actualmente, la producción mundial de carragenina llega a las 45 mil toneladas anuales aproximadamente, de las cuales Gelymar produce 3.500 toneladas (año 2010).

La planta Puerto Montt de Gelymar da 150 empleos directos y 50 indirectos, aproximadamente. Está enclavada en una superficie de unas 7 hectáreas de extensión y posee unos 12.000 metros cuadrados construidos.