Lunes
20/11/2017
Las especies acuáticas destacadas el año 2010
Durante el año 2010, al igual que en años anteriores, desarrollamos diversos artículos técnicos sobre peces, moluscos, crustáceos y anfibios.
13/01/2011


578 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Las especies acuáticas destacadas el año 2010

Los temas estuvieron relacionados principalmente con especies no tradicionales como las tortugas de mar y el peligro al que están expuestas en Chile y el mundo. Informamos también acerca de las propiedades nutricionales del ostión del norte, donde desmitificamos algunas creencias populares. Además, destacamos durante el año las distintas especies con potencial acuícola como el pulpo, en el caso de los moluscos y peces como la Seriola lalandi (dorado, palometa), Cilus gilberti (corvina), Merluccius australis (merluza austral), Dissostichus eleginoides (bacalao de profundidad) y Serolella violacea (cojinoba del norte).

Al igual que en años anteriores, durante el 2010 desarrollamos diversos artículos técnicos sobre especies acuáticas. Comenzamos el año advirtiendo sobre el peligro que corren las tortugas marinas, ya que sus poblaciones han disminuido drásticamente, tanto a nivel internacional como nacional. En la edición Nº 70, nos enfocamos en las cuatro especies que habitan en Chile: tortuga cabezona (Caretta caretta), olivácea (Lepidochelys olivacea), laúd (Dermochelys coriacea) y tortuga verde (Chelonia mydas), todas ellas se encuentran en peligro de extinción, producto de actividades humanas y de predación. Estas especies no son características de nuestras costas, pero se pueden observar a lo largo de nuestro país en ambiente oceánico como costero.

Las tortugas marinas cuentan con un programa de protección, por Decreto Supremo (Nº 225/9 de 9 de noviembre de 1995) se establece una veda extractiva, por 30 años, es decir, hasta el 9 de noviembre de 2025. Informamos, además, sobre el rol de la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas (CIT) que se preocupa de promover la protección, conservación y recuperación de las poblaciones de tortugas marinas y del medio donde habitan. En Chile, desde diciembre de 2009 se ratificaron las medidas de la CIT para la protección de las cuatro especies mencionadas anteriormente.

Debemos tener en cuenta que para proteger a las tortugas está prohibida la captura, retención o muerte intencional de sus ejemplares, se prohíbe además la comercialización de las especies, de sus huevos, partes o productos. Junto con esto, quedan limitadas las actividades humanas que afecten a las especies, sobre todo en periodos de reproducción, incubación y migración. Mayor información en edición Nº 70, páginas 6, 7 y 8.

Durante este año también dimos a conocer el potencial acuícola del pulpo común (Octopus vulgaris), ya que es uno de los cefalópodos más estudiados a nivel mundial. Esto debido al interés que existe para cultivar esta especie, que posee un alto crecimiento, una elevada conversión del alimento, un alto contenido proteico, una alta fecundidad y una fácil adaptabilidad a la cautividad y elevado precio, lo que le da a este molusco un gran potencial acuícola. En Chile, la obtención de pulpo se basa únicamente en la extracción artesanal la que se ha mantenido en torno a las dos mil quinientas toneladas por año. Experiencias de cultivo se han realizado en la Universidad Austral de Chile, partiendo por la recolección de reproductores del medioambiente.

En Chile, los pulpos se explotan con fines comerciales hace más de 25 años. La obtención proviene exclusivamente de capturas artesanales y se sustenta principalmente en la especie Octopus mimus (pulpo del norte) representando alrededor del 90% de las capturas y exportaciones nacionales que se dirigen a Latinoamérica, Europa y Asia. Mayor información en edición Nº71, páginas 6, 7 y 8.

Este año publicamos sobre el valor nutricional del ostión del norte (Argopecten purpuratus) presentando un resumen de los resultados obtenidos a partir de la comparación analítica y nutricional de ostiones con y sin coral, analizados en los laboratorios del INTA de la Universidad de Chile, donde se observó que los ostiones tienen un interesante contenido proteico (15 g/100g, en promedio) y un bajo contenido de lípidos, especialmente en el ostión sin coral. Sin embargo, los lípidos arrojaron un alto contenido de ácidos grasos omega-3, principalmente ácido eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA). A través de este estudio se desmitificó el alto aporte de colesterol que entregaría el ostión, si consideramos que una porción de ostiones con coral aporta sólo 58 mg. de colesterol, una cantidad similar al aportado por una porción similar de trucha o salmón (57 mg.), comparado con los 300 mg. de colesterol que aporta un huevo. Mayor información en edición Nº73, páginas 10 y 11.

Durante el año 2010, informamos también sobre la lamentable presencia de la diatomea Dydimosphenia geminata en las aguas del sur de Chile, una especie de agua dulce, que habita principalmente en ríos y lagos, conocida vernacularmente como dydimo. Esta se considera una especie nociva e invasora, de rápida propagación ya que produce masivas floraciones que modifican los ecosistemas donde habita, perjudicando, por ende, a otras especies. Fue descrita por primera vez en las Islas Faroe en 1819 y se caracteriza por la gran capacidad para impactar los ecosistemas acuáticos donde habita. En los últimos años, se ha registrado su presencia como especie invasora de alto impacto en Nueva Zelanda, América del Norte, Europa, Asia y Sudamérica. En Chile, se registró por primera vez en el año 1964 y en 2010 se observó la masiva presencia en las aguas del sur de Chile, por lo que la Subsecretaría de Pesca la decretó plaga.

El problema es que dydimo produce grandes floraciones nocivas. Además, posee un tallo o pedúnculo, con el que se adhiere a las rocas, plantas, o cualquier otro sustrato sumergido, formando capas mucilaginosas de unos 3 cm. de espesor y hasta 20 km. de longitud, con aspecto de alfombra de lana o algodón húmedo, que cubren prácticamente todos los sustratos de los ambientes acuáticos en que se encuentra. Esto provoca severas alteraciones fisicoquímicas y biológicas, afectando de esta manera el equilibrio ecológico. Mayor información en edición Nº74, páginas 6, 7 y 8.

En el mes de septiembre visitamos el Centro Costero de Acuicultura y de Investigaciones Marinas de la Universidad Católica del Norte (UCN), en la Región de Coquimbo, para indagar sobre el atractivo potencial de la cojinoba del norte (Seriolella violacea), un pez nativo que presenta importantes ventajas comparativas para ser cultivado; posee, por ejemplo, un rápido crecimiento, desove espontáneo en cautiverio, alta tasa de fecundidad. La especie es estudiada en Chile desde el año 2005, por la UCN, investigaciones que están a cargo del Dr. Alfonso Silva.

Esta especie se podría convertir en una nueva alternativa de producción acuícola nacional, contribuyendo de esta manera a la diversificación acuícola y a la ampliación de las oportunidades de producción y negocio, especialmente en la zona norte del país. El recurso presenta un precio de mercado que varía entre los US$3,2 a US$4,5/Kg. y un amplio mercado en España, Japón, Portugal, China, Brasil. Mayor información en edición Nº75, páginas 6, 7, 8 y 9.

Finalmente, indagamos en el estado de avance en el cultivo de las cuatro especies seleccionadas por Fondef de CONICYT e INNOVA CHILE de CORFO: Seriola lalandi (dorado, palometa), Cilus gilberti (corvina), Merluccius australis (merluza austral) y Dissostichus eleginoides (bacalao de profundidad), especies pensadas para diversificar la acuicultura en Chile. Esto, apoyado por el Programa de Diversificación Acuícola Chilena (PDACH), un programa que permite hacer un trabajo, a largo plazo, con las especies seleccionadas.

Actualmente, la Seriola lalandi es la especie que muestra mayor potencial a corto plazo. Este pez pelágico nativo posee rápido crecimiento, llegando a un peso de 3-4 kilos en 18 meses, a un precio de 7-8 US$/k. Actualmente, la Universidad de Antofagasta ha desarrollado el ciclo de cultivo completo (desde el año 2001), a esto se suma el notable avance de la empresa Acuinor donde mantienen un hatchery para desoves y primera alimentación con desoves semanales, además de comercializar y exportar juveniles para engorda. Para el año 2011 se proyecta el cultivo en mar a través de jaulas de cultivo, en al zona norte del país.

Cilus gilberti es otra de las especies seleccionadas. Es una especie nativa, con mercado en expansión; también está pensada para cultivo en mar, en la zona norte, a través de jaulas de cultivo. Actualmente, Fundación Chile dispone de un stock de reproductores silvestres acondicionados al cautiverio. La tecnología de producción de juveniles en hatchery presenta un estado avanzado de desarrollo, con experiencias productivas masivas de juveniles y la primera engorda piloto en balsa-jaula en la Bahía de Tongoy.

Se eligió también a Merluccius australis (merluza del sur), especie base de la pesquería, que posee gran demanda y aceptación en el mercado local e internacional.

Esta especie se cultiva en Fundación Chile (Centro experimental Quillaipe) de la Región de Los Lagos y, aunque actualmente el cultivo está detenido desde 2004, existe experiencia anterior que permitirá avanzar más rápido en el desarrollo de esta especie.

Finalmente, nos enfocamos en la novedosa iniciativa de la Coorporación Educacional La Araucana, quienes trabajan con Dissostichus eleginoides (bacalao de profundidad), una especie nativa, considera con potencial acuícola debido a la demanda insatisfecha del producto en mercado internacional y por su atractivo precio de mercado, llegando a los US$25/kg.

Si bien este cultivo como tal aún no comienza, ya se han logrado importantes avances respecto a la captura de ejemplares del medio y su acondicionamiento en estanques que cumplen requerimientos específicos. Mayor información en edición Nº76, páginas 6, 7 y 8.

Artículo Publicado en Edición 77 de Revista Mundo Acuícola

 

 

 

 



NOTICIAS RELACIONADAS