Sábado
24/06/2017
CONTROL DE GESTIÓN EN LA EMPRESA (Parte I)
Sobrevivir con claridad o morir a obscuras
19/10/2010


377 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



CONTROL  DE  GESTIÓN  EN  LA  EMPRESA  (Parte I)

Cuando las empresas tienen un buen margen de rentabilidad no se preocupan de ser eficientes, sólo están preocupadas de producir y vender. Esta situación las lleva a perder competitividad y, además, genera una cultura de derroche que es difícil cambiar cuando los márgenes se hacen más estrechos.

Es de vital importancia para una empresa poseer los mecanismos que le ayuden a tener señales permanentes de cómo está funcionando internamente y que permitan corregir las desviaciones oportunamente.

He aquí algunas sugerencias que nos permitirán tener información estratégica de nuestra empresa:

 

1.-        Separar nuestras actividades en unidades de negocios.

Una unidad de negocio es una segmentación de la empresa que agrupa una serie identificada de productos o servicios que son vendidos a un grupo uniforme de clientes, haciendo frente a un número bien definido de competidores. También podemos separar en unidades de negocios los eslabones de la cadena de valor de nuestro producto o servicio.

La gestión por unidades de negocios tiene múltiples ventajas: le permitirá ver claramente la rentabilidad de cada uno de sus productos o procesos, elimina subsidios ocultos entre las actividades, le permite compararse más claramente con la competencia, facilita la identificación de desviaciones, promueve el mejoramiento continuo.

ü       Implemente registros de costos separados para cada unidad de negocios.

ü       Formule una batería de indicadores de gestión para los procesos claves.

ü       Compare periódicamente sus indicadores y analice desviaciones, esto le ayudará a entender los factores de desviación y a ser más eficiente.

ü       Imponga condiciones y precios de transferencia (de mercado) entre los distintos clientes-proveedores internos, esto fortalece la competitividad interna y externa.

 

2.-        Medir la eficiencia de los procesos productivos.

Todo proceso productivo es una transformación de valores, acá se combina tecnología con factores de producción e insumos, que nos permiten obtener una cantidad determinada de producto final.

La eficiencia del proceso de producción depende de la relación existente entre la cantidad de insumos que se utiliza y la de productos que se obtienen en un tiempo determinado. La eficiencia aumenta cuando un proceso es capaz de producir un mayor volumen de producción, empleando la misma cantidad de insumos; o cuando utiliza una menor cantidad de insumos para producir un mismo volumen de producción.

El proceso de producción es el conjunto de operaciones unitarias, dispuestas de manera que permitan lograr un objetivo productivo.

  

Para analizar la eficiencia de una operación es necesario determinar la cantidad consumida de un insumo dentro y fuera del régimen de producción. El régimen de producción es el proceso mismo de transformación de la materia prima.

Por ejemplo, cuando un congelador requiere alcanzar la temperatura adecuada antes de iniciar el proceso de congelado de un producto, esta energía utilizada en alcanzar la temperatura adecuada antes de someter el producto al frío no está dentro del régimen de producción, éste se inicia cuando el producto es introducido en el túnel y termina cuando sale. En general, el consumo de insumos durante el tiempo de intermitencia que ocurre entre lotes de producción, corresponde a un consumo fuera del régimen de producción.

Por lo tanto, el consumo total de un insumo será la suma dentro y fuera del régimen de producción.

 

                        Ct = Cdr + Cfr  (1)

 

Consumos específicos

El consumo específico se define como el cociente entre la cantidad total, Ct consumida de un insumo cualquiera (MP, HH, agua, gas, energía eléctrica, etc.) y el volumen de producción, Vp, que es la cantidad total de producto producido durante un período de tiempo.

 

                        Ce = Ct / Vp   (2)

 

El consumo específico es un parámetro muy útil para realizar el monitoreo de la eficiencia productiva. Un valor de ese parámetro, medido dentro de un período de tiempo determinado, puede ser utilizado como un indicador de referencia, a fin de monitorear su variación en función del tiempo. Este monitoreo, realizado con métodos adecuados, permite la identificación de causas que originan problemas asociados a ineficiencias de operación. Consideraciones similares son aplicables al cálculo de las descargas específicas (De), que también constituyen parámetros muy útiles para evaluar la eficiencia de los procesos productivos y de sus operaciones unitarias.

En general, es lógico suponer que a mayor volumen de producción mayor será la cantidad consumida de un insumo cualquiera. Es también lógico que, para un régimen de producción determinado, en el que existen pérdidas de un insumo, mayor será la cantidad total de pérdidas de dicho insumo. Sin embargo, el conocimiento de la cantidad total consumida de un insumo, o la cantidad total de pérdidas del mismo, si bien son importantes para realizar balances de masa, no son suficientes para identificar las causas de ciertas ineficiencias que ocurren, ya sea dentro del régimen de producción, fuera de éste, o en ambos.

Para esta situación, es de fundamental importancia determinar qué cantidad se consumió dentro del régimen y fuera de él, incluyendo, en cada caso, las pérdidas del insumo correspondiente. Para este efecto existe un modelo que permite determinar las cantidades de un insumo consumidas dentro y fuera del régimen de producción. Este modelo está basado en una ecuación lineal inversa, que se deriva a partir de la ecuación (1), al dividir todos sus términos por el volumen de producción, Vp:

 

                        Ct/Vp = Cdr/Vp + Cfr/Vp   (3)

  

El cociente (Cdr/Vp) representa el consumo específico del insumo dentro del régimen de producción y será representado por el término Cer, es decir:

 

  Cer = Cdr/Vp  (4)

 

Introduciendo el término Ce de la ecuación (2) y el término Cer de la ecuación (4) en la ecuación (3), se obtiene la ecuación lineal inversa, que representa el modelo mencionado y que se expresa mediante la ecuación:

 

                        Ce = Cer + Cfr/Vp  (5)  

 

Este modelo se interpreta de la siguiente manera: El consumo específico de un insumo dado está compuesto por dos términos, el primero es el consumo específico en régimen (Cer) y, el segundo, el cociente que se obtiene de dividir el consumo total fuera de régimen (Cfr) con el volumen de producción Vp. El consumo específico en régimen, Cer, representa la proporcionalidad que existe entre el consumo de un insumo y el volumen de producción, mientras que el consumo fuera de régimen, Cfr, es el consumo del insumo que no es proporcional al volumen de producción. Por lo tanto, para un Cer y un Cfr dados, el valor de Ce disminuye a medida que Vp aumenta; y viceversa.

 

En el próximo artículo haremos un ejemplo práctico, daremos datos de consumo y producción, calcularemos nuestros parámetros y graficaremos el comportamiento del consumo específico.



NOTICIAS RELACIONADAS