Lunes
27/03/2017
En Ecuador el camarón sumerge contra corriente
El crudo invierno afectó a más de 3000 hectáreas de cultivo de camarón, el presente año, su reconstrucción bordea los 25 millones de dólares
24/02/2010


194 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



En Ecuador el camarón sumerge contra corriente

Diez años atrás cuando el fenómeno de ?El Niño? afectó a las costas ecuatorianas, el impacto sobre el sector agrícola  llegaba a US$ 126.000.000,  18 millones de los cuales representaba la pérdida de 3.135 hectáreas de camarón de cultivo, excluyendo los daños en la infraestructura vial, viviendas y salud principalmente.  Las autoridades de aquel entonces, responsables de prevenir con obras las tragedias que ahora nos lamentamos, se cruzaron de brazos; hoy las pérdidas son mayores.

 

En efecto, según reporte preliminar de la Subsecretaría de Acuacultura estima que la reconstrucción de las áreas afectadas hasta el momento (más de 3000 ha.), considerando un costo promedio de 8.500 dólares por hectárea (muros, compuertas, estaciones de bombeo), los daños al sector acuícola superan los 25 millones de dólares.

 

Si bien se estima que las inundaciones son la causa de las afectaciones acuícolas, existen varios productores cuyas pérdidas económicas se ven afectadas porque no tienen vías de comunicación. Sus productos se les están muriendo por baja de oxígeno. Un ejemplo claro son los camaroneros de la zona de Daular en el km 35 vía a la Costa donde se dañó la vía. ?Ellos no pueden llegar, ni pueden sacar el producto, están allí con su camarón grande, impedidos de bombear por la cantidad de sedimento que entran a las piscinas?, afirma Yahira Piedrahita, Directora de Acuacultura.

 

Carlos Pérez, Presidente del Directorio de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA), se mostró molesto que durante estos diez años el Estado haya carecido de un Plan Nacional de Contingencia que hubiera podido evitar las afectaciones a la red vial por el cual la industria camaronera se conecta con sus respectivas actividades de procesamiento salidos de la cosecha y el daño causado a ciertas camaroneras por destrucción de muros e inundaciones con la consecuente pérdida de sus cosechas.

 

Dean Cevallos, Presidente de Naupliolarvas, del grupo Quiroga, responsabiliza a la Comisión de Estudios para el Desarrollo de la Cuenca del Río Guayas (CEDEGE), al INHERI y al Ministerio de Obras Públicas de las consecuencias lamentables que hoy padecen los camaroneros de Balao Grande, Ayalán, Puerto Jelí, Santa Rosa, entre otros. Señala que si tales organismos hubiesen cumplido con las obras que debían emprender después del fenómeno de ?El Niño? en la década pasada, el sector agrícola y acuícola no tendrían que lamentarse de las secuelas del crudo invierno. ?Hemos logrado salvar todo lo que hemos podido salvar, pero hay quienes lo han perdido todo como Juan Carlos Chawuan, un pequeño acuicultor de la zona de Santa Rosa?.

 

Cevallos en compañía de Xavier Casal, Presidente de Corpecuador recorrió en bote hasta las Tres Bocas partiendo desde el puente del río Cañar y pudieron observar, la magnitud del problema originado por las obstrucciones en las desembocaduras. ?El colapso es total?, dijo Cevallos.

 

Corpecuador es otro de los organismos a quienes los agricultores les imputa las pérdidas económicas del sector, pues apenas invirtió el 30% de los recursos destinados en las obras que debían ejecutarse desde que inició su operación hasta la fecha hoy.

 

 

Formularios diagnostican impacto

 

Recientemente las autoridades acuícolas efectuaron un sobrevuelo en las zonas afectadas y pudieron constatar la magnitud del daño que ocasionaron las precipitaciones en el litoral ecuatoriano.

El Subsecretario de Acuacultura, Guido Coppiano, mencionó las zonas afectadas: Balao, Taura, Puerto Inca, Tenguel (Guayas)  y Hualtazo (El Oro). Afirma que en la provincia de Esmeraldas, no ha habido mayor afectación, en tanto que en Manabí los camaroneros no están tan afectados, pero sí un grupo de piscinas de cultivo de peces (chame: Dormitatos sp.)

 

A fin de que la ayuda se concrete directamente a favor de los perjudicados, las autoridades acuícolas emprendieron la distribución de formularios para diagnosticar la magnitud de los daños. Estos formularios incluyen los nombres de las empresas o del representante legal de la camaronera, o persona natural. En el documento los afectados deben incluir una serie de informaciones que determinará el tamaño de la unidad de su producción, la cuantía de sus piscinas afectadas, el tipo de daño, el valor económico del impacto, si mantiene deudas con instituciones financieras públicas o privadas, cuánto necesita para reactivar su producción, y si requiere apoyo técnico o capacitación para ello.

Una vez completado el formulario, la Subsecretaría de Acuacultura recopilará la información y elaborará una base de datos que será inmediatamente y de manera simultánea entregada a la Corporación Financiera Nacional, al Banco Nacional de Fomento y al Ministerio de Agricultura para que al momento en que los productores soliciten un crédito exista anticipadamente un registro de los daños y se haga una verificación del formulario.

 

Para alivio de los más afectados, la Corporación Financiera Nacional estudia la posibilidad de disminuir el porcentaje y garantías de los montos prestados que hoy por hoy son del 140% conforme lo que establece la Ley de Instituciones del Sistema Financiero, acordes a las normas de Basilea. Coppiano afirma que una vez que se disminuya el porcentaje, los acuicultores que si tienen sus tierras, o en su defecto alguna garantía colateral, puedan estos órganos financieros otorgar el préstamo con una tasa de interés preferente con período de gracia y a 10 años plazos.

 

La Directora de Acuacultura, Yahira Piedrahita, advierte un problema para los pequeños camaroneros que trabajan en playas o bahías que han sido concesionadas por el Estado y que tendrían dificultades a la hora de presentar garantías.

 

Para solucionar el inconveniente, Piedrahita dijo que se está gestionando ante la Corporación Financiera Nacional la posibilidad de que los pequeños productores de camarón que hayan sido afectados pudieran comprometer la producción, los fideicomisos mercantiles, etc.

 

Gestiones financieras tienen sus frutos

 

La Cámara Nacional de Acuacultura, preocupada por los afectados celebró reuniones con las autoridades acuícolas para gestionar a través de la Subsecretaría de Acuacultura, adscrita al Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca, el financiamiento adecuado que les permita superar la crisis.

 

Carlos Pérez, Presidente del directorio de la CNA, explicó que se ha logrado cristalizar la ayuda especialmente de las entidades financieras del Estado como Banco Nacional de Fomento y la Corporación Financiera Nacional quienes proveerán los fondos necesarios para poder reconstruir y/o reestoquear, resembrar y diferir ciertas obligaciones en los plazos que sean necesarios.

 

En efecto, el Plan de Crédito para la reactivación del sector acuícola, elaborado por la Subsecretaría de Acuacultura está ya en marcha. El Ministro de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca, Walter Poveda Ricaurte, en comunicación enviada al Subsecretario de Acuacultura, Guido Coppiano Intriago, le sugiere que se ponga en contacto con la Gerencia de la División de Fomento y Crédito de la Corporación Financiera Nacional, a fin de concretar los acuerdos del crédito.

 

El Directorio de la Corporación Financiera Nacional aprobó la reprogramación de operaciones crediticias a través de líneas de crédito de primero y segundo piso a prestatarios que se encuentren en situación de emergencia, debidamente comprobada, a causa de fenómenos naturales o climáticos y que estén en zonas que hayan sido declaradas en emergencia.

 

La Corporación Financiera Nacional aplicará una tasa de interés equivalente a la vigente para operaciones nuevas de cada producto, menos un punto porcentual y con plazos acordes con el ciclo productivo y previo análisis técnico.

 

Para el caso de las líneas de segundo piso se requerirá a las entidades financieras que reduzcan un punto porcentual a su margen, que dé como resultado que el costo final al cliente sea dos puntos porcentuales más bajo de las operaciones normales.

 

?El pequeño acuicultor que ha llenado el formulario y firmado el mismo, puede acceder a la línea de crédito sin necesidad de trámites engorrosos?, enfatiza Guido Coppiano agregando que dentro de este proyecto de reactivación se ha contemplado préstamos de hasta siete mil dólares con garantía personal, esto es, sin garantía prendaria o hipotecaria.