Sábado
19/08/2017
Bioestadísticas en la interpretación de resultados productivos
Sabemos que las discrepancias en resultados finales entre empresas son evaluadas por medio del peso final a cosecha
24/02/2010


342 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Bioestadísticas en la interpretación de resultados productivos

Desde mi experiencia  en el campo de la industria salmonera de la X región, iniciada el año 1991 he  observando como a través de los años el  análisis mensual de los resultados productivos ha sufrido transformaciones conforme a las necesidades  que el mercado ha requerido en las últimas décadas. En el proceso productivo existen  múltiples  variables que inciden significativamente en la obtención de un producto (ova, alevín, smolt, pez a cosecha) que permita obtener un   buen precio en el mercado internacional. No obstante lo anterior, cada empresa tiene su propio mercado objetivo y metas de calidad cuantitativas y cualitativas en torno al producto final  que  debe estar acorde  con las características productivas de cada  empresa. 

 

Es común observar en  congresos, convenciones, charlas u otros, a profesionales de  empresas productoras  transfiriendo  sus experiencias de   la intervención a los sistemas productivos. Con lo anterior, sin duda,   buscan  dentro de sus pares, avales  que hayan conseguido rendimientos   similares, o en su defecto  resultados diferentes con la aplicación de otras técnicas que los ayuden  ir ajustando  sus procesos productivos.  Esta  conducta es enriquecedora para la industria en general, principalmente dentro de un rubro en el cual existe  ?celo  por los descubrimientos?. Sin embargo,  no existe un ?molde común? ni ?la panacea universal?  que permita a la industria total tener los mismos resultados finales, pues cada empresa constituye un sistema particular, en el cual se siguen similares protocolos  pero  con resultados diferentes.  Las discrepancias se deben principalmente a las ?diferencias estadísticamente significativas? que existen entre cada centro de cultivo o zona geográfica  según   las variables ambientales, productivas, genéticas, operativas entre otras. Por lo tanto, es necesario que cada compañía realize sus propias evaluaciones y decisiones.

 

Sabemos que las discrepancias en resultados finales entre empresas son evaluadas  por  medio del peso final a cosecha (en planta de proceso),  el  FCRe, Mortalidad y el período en el cual se consiguió tales objetivos.  La meta es conseguida con el monitoreo mensual de los parámetros productivos mediante estrategias de ?Control Estadístico de la Producción y Planificación? que los acuicultores realizan en forma minuciosa. La mayor ponderación en esta tarea la lleva el muestreo de peso, el cual siempre presenta diferencias con población, pues es solo una parte pequeña del total de ella. Basándonos en lo anterior, la pregunta es  ¿cómo podemos  tener el máximo de información, con la mínima manipulación de los peces, y al menor costo? Frecuentemente el tamaño de la muestra, y factores como el tiempo, el sistema de muestreo,  el estado sanitario de los peces,   hacen que los resultados del mes no sean lo esperado y llega la ?vorágine productiva?. En este minuto es necesario recurrir a la interpretación estadística de la masa de números obtenida del muestreo y aplicar algunas herramientas que  Excel nos entrega. Cinco son las funciones estadísticas  como mínimo que nos permiten describir exactamente  lo conseguido en un proceso de muestreo estos son: Promedio, Mediana, coeficiente de variación, coeficiente de asimetría, curtosis.

 

Con todos ellos más la distribución de frecuencias, conocemos los supuestos sesgos, la dispersión respecto del supuesto promedio, la amplitud general de la muestra y por consiguiente, nuestras inferencia hacia la población serán ?muy cuidadosas y sustentados en los imponderables que conllevan un proceso de muestreo.

 

 

Ma. Teresa Silva Elgueta

Bioestadística

 



NOTICIAS RELACIONADAS