Jueves
27/04/2017
Estudios de Fissurellas en la Quinta Región.
Desde el año 2001, los investigadores del Centro de Ciencia y Ecologia Aplicada (CEA) de la Universidad del Mar, hemos estado estudiando dos especies de Fissurellas (F. latimarginata y F. cumingi).
24/02/2010


332 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Estudios de Fissurellas en la Quinta Región.

Estas especies son recursos principales en el área de manejo (AMERB) de la Caleta de Pescadores de Maitencillo, ya que son recursos con demanda comercial. Unos de los factores que influyó en el aumento de la demanda, se debió a las normas pesqueras de recuperación en que fue puesto el recurso loco a partir del año 1985, considerando además la semejanza en textura y morfología del pie muscular con dicho recurso objetivo. Estos estudios se han desarrollado en el Centro Experimental de Apoyo a la Pesca Artesanal de Maitencillo (CEAPAM), cuya gestión y financiamiento la comparten la Universidad del Mar y el Sindicato de pescadores de Caleta Maitencillo.

 

Debido a la importancia relativa que ha tenido en los últimos años este recurso para los pescadores artesanales, se ha hecho necesario mejorar el conocimiento de esta especie y poseer antecedentes sobre los ciclos reproductivos y factores ambientales asociados a épocas reproductivas, debido a que estos pueden variar en forma latitudinal.

 

Las Fissurellas (Lapas) pertenecen al orden de los Arqueogasterópodos o gasterópodos primitivos. Son organismos dioicos, sin dimorfismo sexual, por ende no es factible reconocer cuando son machos o cuando son hembras, lo cual implica que para su identificación sexual, es necesario sacrificarlos, y de esta manera es factible distinguir que los machos se diferencian por tener una gónada café claro y las hembras presentan una coloración verde oscuros, ambos desovan, mediante la liberación de sus gametos al medio. Por otra parte una vez aisladas las gónadas, se comprobó que al interior de las gónadas de las fissurellas se aloja un parasito de la familia Felledistomidae, el cual ejerce un efecto negativo de acuerdo a la abundancia que este presente. De acuerdo a estos antecedentes, se realizaron los estudios pertinentes de estas especies de fisurélidos, basados principalmente en determinar las variaciones en el ciclo reproductivo de ambas especies de Fissurellas, en relación a las variables ambientales como también el efecto de la presencia de Proctoeces sp. en la pared interior de sus gónadas.

 

Las series de tiempo, se extiende desde octubre del 2001 a la fecha, exceptuando algunos meses debido a malas condiciones del mar.

En cuanto a las variables ambientales consideradas para estos estudios, se tiene la temperatura superficial del mar (TSM) y el fotoperíodo. La primera, se esta registrando continuamente en una estación fija a 200 m. de la costa, donde se anclaron dos sensores automáticos (TIDBIT), programados a intervalos de 15min., los datos se promedian en forma diaria (1,5 y 15m de profundidad) y las horas de luz, se determinaron de las tablas de orto y ocaso del sol en Valparaíso, de las Tabla de marea de la costa de Chile del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA), para el período de muestreo.

 

Dentro de los principales resultados obtenidos de estas series, es factible rescatar, que las medias mensuales de la serie de tiempo de temperatura en Caleta Maitencillo y de fotoperíodo de Valparaíso, presentaron una clara tendencia de máximos valores en los meses de primavera-verano, coincidiendo con altos valores de Índice Gonádico (IG) de las Fissurellas los cuales se mantienen desde septiembre a enero y mínimos en invierno, donde también fue factible apreciar cierto reposo gonadal de las lapas.

 

De acuerdo a lo anterior es factible establecer que el IG de los fisurélidos presentó una relación directa con la TSM y el fotoperíodo. Sin embargo, mediante una regresión lineal simple, se obtuvo una mejor correlación del IG con el fotoperíodo (>60%) que con la TSM (>25%). Aun cuando, TSM y fotoperíodo en conjunto con el IG poseen una correlación >60%, lo cual parece ser lógico, si consideramos que las horas de luz afectan directamente a los procesos fotosintéticos, y que la disponibilidad de alimento es fundamental para la sobrevivencia de la progenie. Por su parte, la temperatura, es un factor que influye en el ciclo reproductivo, además se considera que cada especie posee una temperatura crítica de desove.

 

Por otra parte se ha determinado que uno de los factores que puede afectar negativamente el IG es la cantidad de parásitos en la gónada, es así como se encontrado que el 77% de las gónadas de F. cumingi estaban parasitadas, frente a un 27% de F. latimarginata, y que en general la abundancia parasitaria tuvo una intensidad media de 6 parásitos/huésped y 1 parásitos/huésped respectivamente.

Con estos estudios se han generados variados trabajos presentados en el primer Congreso Nacional de Acuicultura (2007), Congreso de Ciencias del Mar (2008) y Congreso Latinoamericano de Malacología (2008), además de tres tesis de pregrado.

 



NOTICIAS RELACIONADAS