Sábado
24/06/2017
El pez y la imagen
Hace varios años un amigo dueño de una empresa salmonera me hablaba con mucho conocimiento, y no menos convicción y entusiasmo, acerca del enorme beneficio de permitir a los peces descansar
23/02/2010


348 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



El pez y la imagen

Los argumentos científicos basados en el conocimiento que se tiene respecto de la síntesis de la  melatonina, hormona ?madre? de todo el ciclo circadiano y toda la demás fisiología por añadidura,  son sencillos y claros: esta hormona se sintetiza en condiciones de oscuridad. Cualquier otra cosa es la entropía que genera desorden hormonal y conductual en el cardumen, etc., todo ello configurando desde los cimientos el terreno propicio,  en un sistema intensivo de producción animal, para que otros elementos negativos penetren y compliquen o definitivamente dañen el sistema.

 

Cualquiera sea el caso, este sencillo, cómodo y barato sistema de manejo no se introdujo ni en esta ni en ninguna otra empresa. Y, como para saber cómo hubiesen sido las cosas si hubiesen sido diferentes habría que tener una bola de cristal, cosa que no tenemos, no hay más que hacer el ejercicio honesto y profundo de intentar identificar las causas para el estado actual de cosas y disponerse a corregirlas para comenzar todo de nuevo. Las del sentido común y las de la evidencia empírica; todas, mediante la voluntad.

 

Hoy, a más de 20 años de hacer industria, un proyecto de modificación a la Ley de Pesca y Acuicultura acapara la atención de todos los involucrados. Tras una pasada a vuelo rasante por la Cámara de Diputados, oleada y sacramentada al más puro estilo de san Mael en la extraordinaria novela de Anatole France, La Isla de los Pingüinos (recomiendo leer este notable y lleno de humor ensayo sobre la naturaleza humana), llega con estos pergaminos a la Comisión de Pesca y Acuicultura del Senado, quienes antes de continuar tan expedito trámite decidieron ejercer lo propio: escuchar a todos los actores, todos sin excepción, antes de pronunciarse. Y se oyó de todo. En las varias sesiones que hubo en el edificio del Congreso en Valparaíso, en Puerto Aysén y en Puerto Montt, los grupos, agrupaciones, gremios, sindicatos, el turismo, investigadores, ONG, la banca, la Intendencia Regional, etc., etc., presentaron en formato power point o en breves discursos todas las posturas que tienen los actores respecto de la industria. Y puede decirse que 9 de cada 10 presentaciones fueron negativas hacia ésta. Desde los fundamentalistas que la consideran muerta hasta aquellos que manifiestan su disposición a que exista con ciertas condicionantes y ordenamiento integral respetando a todos los usuarios del llamado ?borde costero?. Pero en todos ellos, casi sin excepción, subyace, o se expresa en forma explícita, la desconfianza.

 

Difícil tarea para el legislador. ¿Cuál ha sido el tema que más se ha abordado en este escenario? Sin duda,  la cuestión de las concesiones, su valor en tanto garantía para el banco, etc. Sin embargo en lo que algunos ven una salida otros ven al demonio personificado en la llamada privatización del mar,  y ambas partes parecieran estar mirando sólo hacia el centro de sus propios paradigmas. Por eso falta tanto un líder. Es como si el mayor punto de desunión en una comunidad que bien podría estar toda organizada, motivada y capacitada trabajando para recuperar lo perdido tiene que ver con el valor que le daremos al agua. Curioso para venir de tanta gente inteligente. Nadie puede creer que esta simple ecuación ? que dicho sea de paso aseguran los senadores en nada cambia lo que ya hay -  como una forma de concretar el apoyo a las empresas se va a traducir en la mejoría inmediata de los 3 números que construyen toda esta industria: tasa de sobrevivencia, factor de conversión, curva de crecimiento. Y los dos índices por antonomasia: nº de ovas vs nº de smolts, y nº de smolts vs Kg. de cosecha. Precisamente estos dos índices fundamentales que venían cayendo en picada desde hacía varios años y que nunca quisimos, o pudimos, mirar.

 

¿Es posible llevar a nuestra industria salmonera a un lugar de privilegio real y no imaginario? ¿Es posible que las exportaciones  aumenten año tras año por incrementos en la productividad, y no por meter más y más  ovas al sistema? Por supuesto, se podría decir, sólo que hacen falta dos cosas: voluntad y determinación. Aquello que en ciertas ocasiones llega a mover montañas.

 

DESPEJEMOS VARIABLES

 

¿Es posible concebir una industria que quiere ser líder mundial, y que a lo largo de los años ve disminuir en forma sistemática su curva de productividad y da charlas sobre sustentabilidad al mismo tiempo? Si hemos de transparentar para ganar las confianzas y construir no sólo peces sanos sino también imagen, si hemos de creer que es posible volver a poner de pié nuestra industria, pues que no sea a costa de ponerle muletas sino que a costa de aprender a caminar otra vez y en este camino preciso es reconocer los errores cometidos.  En el análisis de la siguiente curva y sus causales está mucho, sino todo, lo que es necesario corregir:

 

 

 

¿Cuáles serían los pilares de la producción animal sustentable en el caso de los salmones? Podríamos resumirlos en algunos sencillos conceptos:

 

AGUA DULCE:

 

Dos palabras: Inversión en Tecnología; algunas aplicaciones:

 

  1. Todo en recirculación, hasta smolt.
  2. Pisciculturas exclusivas para reproductores: desoves y transporte de gametos o, en su defecto, reproductores toda la vida en agua dulce.
  3. Pisciculturas exclusivas para incubación, alevinaje y smolt.
  4. Definir densidades estableciendo como criterio objetivo el no uso (o mínimo) de antibiótico (en Recirculación casi no se usan).
  5. Fotoperiodo que contemple el Bienestar Animal. Ningún organismo biológico resiste vivir 24 horas bajo luz y no alterarse por completo.

 

 

AGUA DE MAR:

 

Dos palabras: Organización y Coordinación; algunas aplicaciones:

 

  1. Plan Cáligus, fundamental; manejo sanitario coordinado y organizado.
  2. Organización en zonas biomarinas; estudio de corrientes, etc.
  3. Determinación de la capacidad de carga para la definición de densidades por área, periodos de descanso, etc.
  4. Fotoperiodo.
  5. Logística y Bioseguridad.

 

 

Estos simples enunciados, algunos de los cuales ya son materia de aplicación por parte de las empresas y también son parte de las pautas de trabajo que Sernapesca tiene con la industria, deben necesariamente complementarse con:

 

  1. Bienestar Animal: Debe constituirse en un pilar de la producción, y no es algo para tomarlo a la ligera; es una de las piezas vitales de este rompecabezas que tardamos 25 años en armar y que en 5 meses se desarmó frente a nuestros ojos.  
  2. Ciencia, Investigación, Capacitación. Queríamos competir con los noruegos, con sus Veso, Akvaforsk, con sus tremendos centros de investigación. Un tema para reflexionar y tomar medidas. Sistema inmunológico, nutrición, genética, etc.
  3. Uso de los lodos como abonos orgánicos: En las pisciculturas de recirculación es fácil, sencillo y económico producir lodos en forma de tortas de baja humedad, los cuales después de un periodo de compostaje se transforman en tierra orgánica donde crecen vergeles.
  4. Alimento: Persiste la incógnita de cuál es el punto crítico para una especie carnívora, cultivada en forma intensiva, respecto de su capacidad de recibir proteína vegetal y lograr la meta de llegar a cosecha. Un tema que merece nuestra atención.
  5. Administración de la Burocracia y las Auditorías: Entre las unas y las otras hoy han pasado a convertirse en un exceso. En nuestro negocio hemos aprendido que siempre, invariablemente, inexorablemente, los peces pagan los platos rotos cuando no hay atención permanente, cuando entre ellos y nosotros crece una distancia que los papeles y el computador de nada sirven para acortarla.

 

 

En un centro de cultivo de mar, hace un par de semanas, le avisaron al Jefe de Centro que sería visitado por el Dpto. Interno de Bioseguridad a fin de someterlo a una auditoría. Bien, se hizo el trabajo, tardaron como 6 horas pero aprobó con algunos pequeños reparos que habría que corregir. Tres días después fue visitado otra vez: esta vez era un funcionario de Intesal, quien venía a hacer una auditoría en Bioseguridad. Otra vez. Siete horas dándose vueltas en papeles, certificados, en el terreno mismo, que el pediluvio a la izquierda, que el pediluvio a la derecha, etc. Cuál sería la sorpresa para este Jefe de Centro cuando 4 días después llegó un señor de Aquabench, enviado por el mismo Intesal,  a hacer una auditoría en? ¡Bioseguridad! Se dice que este Jefe de Centro comentaba esta anécdota el fin de semana a unos amigos, y les preguntaba con cierta desazón a qué hora se suponía debía mirar sus peces.

 

Así como este empleado, muchos de los expositores en la Comisión de Acuicultura dejaron ver claramente que a falta de una explicación franca, inteligente, creíble o al menos razonable, quieren ver el temple y la inteligencia de quienes manejan la industria y la quieren ver en movimiento.

 

Es más fácil asimilar el básico concepto epidemiológico de la ?Triada Ecológica de la Enfermedad? (la enfermedad sólo se presenta cuando rompemos el equilibrio), que entender cómo con darle un nuevo (?) status a las concesiones marinas nuestra  industria va a iniciar su segundo despegue.

 

La energía, la mística, los planes y las ilusiones no pueden haber quedado en las arenas de aquellas playas en que nuestra juventud  forjó balsas de madera bajo la lluvia de este sur que limpio e impoluto nos recibió con las manos abiertas, las manos del hombre austral de nuestro país, a las que con el tiempo se sumaron 100.000 manos más. No hay tiempo que perder, las velas están hinchadas y corregido el defecto de la brújula, sólo hay que volver a navegar en el rumbo correcto.

 



NOTICIAS RELACIONADAS