Sábado
19/08/2017
Primera etapa en la cadena del frío en la industria acuícola
En esto últimos años, se ha hecho más frecuente el uso de sistemas de enfriamiento y calentamiento de agua en pisciculturas para controlar el crecimiento del salmón a través de las unidades térmicas
23/02/2010


412 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Primera etapa en la cadena del frío en la industria acuícola

Para lo anterior, las empresas de refrigeración se encuentran dando soluciones de frío para el proceso de incubación de ovas y posterior alevinaje. Para esto ha desarrollado equipos compactos, de fácil montaje, de gran flexibilidad tanto en su operación y traslado.

 

Estos equipos utilizan distintos tipos de refrigerantes dependiendo de la aplicación, el tamaño y lugar de instalación. Los refrigerantes más utilizados son hoy en día los freones ecológicos, libres de contaminación. Para aplicaciones de mayor tamaño donde se puede instalar una central de frío, se utiliza el Amoniaco (R717) como  una buena solución de refrigerante ecológico, económico y muy eficiente.    

 

Estos equipos poseen una alta flexibilidad de operación, pudiendo enfriar o calentar el agua simultáneamente o indistintamente dependiendo del proceso requerido y se pueden conseguir en el ciclo de enfriamiento temperaturas cercanas a los 1 °C y en el ciclo de calentamiento temperaturas que bordean los 20°C.

 

¿En qué consiste un Chiller-Bomba de calor? Es una unidad compacta, montada sobre un  chasis compuesta por un compresor de refrigeración (puede ser de tornillos, pistones centrífugo, etc.) que posee un condensador, ?el calentador? (puede ser casco y tubo, de placas o por aire) y un evaporador, ?el enfriador? (que puede ser de también de casco y tubo o  placas). Todo lo anterior es comandado por un controlador central automático que entrega las señales dependiendo los rangos de temperaturas seteados.

 

Esta solución (Chiller-Bomba de calor) tiene una ventaja significativa sobre alternativas de calentamiento tradicionales como son las calderas. Una de ellas es el ahorro energético. En pocas palabras, para calentar en 1°C un litro  de agua, utilizando una bomba de calor se requiere aproximadamente ¼ de la energía que se utilizaría haciéndolo con una caldera. Lo anterior se explica a través del ciclo de refrigeración y la utilización de otra fuerte de calor, como es el agua que se enfría.

 

Otra ventaja es que en el mismo equipo (Chiller-Bomba de calor) se pueden conseguir ambos proceso (enfriamiento-calentamiento) y como explicaba anteriormente, es además cuatro veces más económico energéticamente, utilizando una fuente de energía  más limpia y simple de manejo, como lo es la energía eléctrica.

 

Un caso práctico. En una piscicultura de grandes dimensiones, se necesita calentar un caudal de 650 m3/hr de agua desde una temperatura inicial de 12°C a una temperatura final de 16°C. Entonces el calor necesario es de Q= 650.000 x 1 x (16°C-12°C) = 2.600.000 Kcal/hr. Normalmente se utilizan recuperadores de calor que aprovechan el agua de descarte para precalentar el agua fresca que ingresa.

De este modo, con un buen banco de intercambiadores, se puede recuperar el 50 % del calor por este medio y el restante 50 % debe ser aportado por la bomba de calor (1.300.000 kcal/hr).

 

Para conseguir esta capacidad de calentamiento, necesitamos un Chiller-Bomba de calor que consume 350 Kw hora de energía eléctrica. Tomando un valor promedio de $30 kwh, entonces tenemos un costo energético directo de $ 10.500 por hora.

 

Por otra parte, si tomamos una caldera, que para generar 1.300.000 Kcal/hr. consume aproximadamente 125 litros de petróleo en una hora, a un valor referencial de $ 380 por litro un costo de $ 47.500 hora, esto nos da un factor de consumo respecto a la bomba de calor de 1: 4,5.

 

El diseño de estas unidades Chiller-Bomba de calor, tiene que asegurar su operación las 24 horas del día durante toda la temporada de incubación y alevinaje, de modo que confiabilidad y soporte es clave en el éxito de la instalación. Para lo anterior, el respaldo técnico en la zona de la compañía que los suministra es indispensable y necesario.

 

Johnson Controls Chile S.A.  ya ha instalado más de 30 de estos equipos en la zona, y actualmente se encuentra en etapa de suministro de otros nuevos equipos.

 

 

Néstor Kehsler G.

Johnson Controls S.A.



NOTICIAS RELACIONADAS