Jueves
23/03/2017
Un símil del loco y abalón
La lapa, perteneciente al género Fissurella, está representada por 13 especies, de las cuales sólo algunas son utilizadas con fines comerciales.
05/10/2009


256 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Un símil del loco y abalón

Se distribuye entre las costas de Chile, Perú y Argentina. En nuestro país, se determinó una talla mínima de extracción, que es la única medida de protección del recurso.  Sin embargo, esta medida no ha tenido mayor efecto en la conservación del género debido a que existen diferencias significativas en los tamaños promedios de las distintas especies. Junto con esto, la lapa ha tomado mayor protagonismo desde 1986, ya que se considera como un producto alternativo del loco (Concholepas concholepas) en el mercado nacional y en los mercados asiáticos.  Asimismo, las especies de este género comparten gran similitud con el abalón (Haliotis sp.).

 

El Género Fissurella está  representado por 13 especies, conocidas comúnmente como lapas; son gastrópodos de la familia Fissurellidae, pertenecen a la superfamilia Zeugobranchia y serían los gastrópodos vivos más primitivos. En ellos vemos muchas características del gastrópodo ancestral e incluso del molusco ancestral. Son dioicos y se distribuyen  en las costas de Chile, Perú y sur de Argentina, donde comprenden el mayor elemento de la fauna malacológica de la costa oste de América del Sur. Ocho de estas especies se ubican desde el litoral del Perú hasta Chile Central: F. bridgesii, F. costata, F. crassa, F. cumingi, F. latimarginata, F. limbata, F. maxima, y F. pulchra; mientras que F. nigra y F. picta pertenecen a la Provincia Magallánica entre el sur de Chile y Argentina.

Las especies de Fissurella se distribuyen entre el hábitat intermareal y submareal. Es así como  F. crassa, F. limbata y F. bridgesii se distribuyen preferentemente en el intermareal, mientras que las especies F. costata, F. cumingi, F. latimarginata y F. pulchra se ubican en el submareal.

Lapa sp. no presenta hermafroditismo.  Su fecundación es externa, con una primera etapa larval pelágica. Una característica común de la lapa es poseer individuos sexualmente maduros durante gran parte del año, con ocurrencia de dos períodos reproductivos anuales.

 


Crecimiento y  Desembarques

Según Bretos (1979) y Zúñiga (1991), el tamaño mínimo de madurez sexual de las principales especies de lapas, corresponde a 42 - 70 mm. para F. cumingi; 46 - 50 mm. para F. maxima, mientras que para F. latimarginata el rango fluctúa entre los 35 - 45 mm.  
De acuerdo a los tamaños máximos descritos para el recurso Lapa por IFOP (1997), es posible distinguir dos grupos de especies: lapas que alcanzan los 10 cm. de talla, y que corresponde a las especies: F. maxima, F. cumingi y F. latimarginata, y lapas de tamaños menores de 8 cm. que reúne a las especies: F. crassa, F. costata, F. limbata y F. pulchra (Bretos, 1988). Estimaciones de crecimiento para F. cumingi y F. latimarginata, indican que estas especies alcanzan la talla mínima legal de extracción (65 mm.) alrededor de los 2.8 años.

 

Esta talla mínima, es la única medida de protección del recurso,  la talla de extracción, como se dijo anteriormente, es de 65 mm. y comprende desde la  I ?XI Región. Esta medida, sin embargo, no ha tenido mayor efecto en la conservación del género debido a que existen diferencias significativas en los tamaños promedios de las distintas especies. Lo anterior se ha derivado en un aumento de las zonas de sobreexplotación, llevándolas a la extinción o reducción de sus densidades a niveles de riesgo para la pesquería.  Este riesgo ha aumentado debido a que, desde 1986, la lapa se considera como un producto alternativo del loco (Concholepas concholepas) en el mercado nacional y en los mercados asiáticos, asimismo, las especies de este género comparten gran similitud con el abalón (Haliotis sp.).

 

La lapa (Fissurella sp.) se ha constituido en los últimos años, en un importante recurso para la pesca artesanal bentónica a nivel nacional, debido al aumento de la demanda y los mayores precios que se cotizan en el mercado internacional, sin embargo, este recurso ha estado presente en la dieta de los pueblos costeros desde la prehistoria.  Su extracción se ha caracterizado por una economía de subsistencia. En la actualidad alrededor de 10 especies de lapas son extraídas con fines comerciales. El año 2008, los desembarques chilenos de Fissurellidos alcanzaron un  total de 2.034 toneladas, donde destacó la Región de Valparaíso con 673 t., lo que corresponde al 33% del total (Tabla 1). Respecto a la cantidad  desembarcada del recurso, ésta muestra una disminución en los últimos años, a partir de 2005 (gráfico 1).

 

 

La creciente demanda por este recurso hace oportuno y conveniente desarrollar tecnologías de producción intensiva, para ayudar a  la sustentabilidad  y diversificación de la especie.