Miércoles
24/05/2017
Cultivo del dorado, Seriola lalandi
Mucho se ha escuchado en los últimos meses sobre las posibilidades de cultivar, de manera comercial, el dorado, en nuestro país. Un pez que, hasta hace poco, aún no mostraba su atractivo
26/06/2009


1250 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Cultivo del dorado, Seriola lalandi

Sin embargo, las características biológicas y  factibilidad técnica de su cultivo entregan antecedentes para pensar que se podría tratar de un importante recurso para levantar la acuicultura nacional. En este artículo daremos a conocer las principales características de Seriola lalandi, conocido en el norte de Chile como dorado o palometa. 

 

 

Phylum:

 Chordata

 

Clase:

 Actinopterygii

 

Orden:

 Perciformes

 

Familia:

 Carangidae

 

Género:

Seriola

 

Especie:

Seriola lalandi, Valenciennes, 1833

 

Nombre común:

Dorado, palometa, vidriola

 

 

 

 

Seriola  lalandi es un pez pelágico de la familia Carangidae.  Conocido vernacularmente como vidriola, dorado y palometa, posee cuerpo fusiforme,  levemente comprimido. Habita en  aguas templadas (18-24ºC), tanto pelágicas como demersales, en un rango que varía entre los tres y 825 metros de profundidad, aunque también pueden encontrarse en aguas más frías.  A veces se encuentra solitario o bien en pequeños cardúmenes. Se alimenta de pequeños peces y crustáceos.  

Es una especie migratoria, que avanza a través  del océano Indico, Atlántico y Pacífico. En este viaje, llega también al norte de Chile, donde la pesquería de la especie se localiza principalmente entre la II y IV Región, además del archipiélago de Juan Fernández, principalmente en los meses estivales.

 

La reproducción de la especie, en forma natural, se realiza en las costas de Japón donde las larvas se ubican bajo algas, desde donde son extraídas.  En Chile, la especie llega como juvenil y adulto. A partir del año 2000, a la fecha, se han desembarcado un promedio de 56 toneladas de Seriola lalandi al año, donde  el mayor desembarque de la especie fue el año 2001, con un total de 143 toneladas. (Tabla 1)

 

Tabla 1: Desembarque total de Seriola lalandi en Chile

Año

Toneladas

2000

51

2001

143

2002

65

2003

60

2004

44

2005

21

2006

23

2007

43

                                               Fuente: Sernapesca

 

Experiencia de cultivo en Chile

 

En nuestro país su cautiverio ha sido exitoso. Las experiencias realizadas en el norte de Chile, por la Universidad de Antofagasta, demuestran la factibilidad técnica de su cultivo en las aguas de la III Región, zona donde el dorado encontró condiciones muy favorables para su crecimiento a nivel intensivo. Un rápido crecimiento y la factibilidad biológica de su manejo, sumado a la demanda internacional del producto, le otorgan a esta especie un gran atractivo comercial.

 

El investigador Rodolfo Wilson, Dr. en Ciencias y académico de la Universidad de Antofagasta, explicó la experiencia de dicha casa de estudios en el cultivo del dorado, obtenida a través del proyecto Fondef "Desarrollo de una tecnología de cultivo para la producción en cautiverio del Seriola lalandi (Dorado) en el Norte de Chile".  La estrategia del trabajo consistió en capturar ejemplares de la naturaleza, para luego engordarlos, con la finalidad de generar un stock de reproductores a partir de estos individuos capturados del medio los que, además, fueron seleccionados a partir de características deseadas y preestablecidas?.

 

Para la etapa de cultivo (engorda) en mar, la Universidad de Antofagasta ha probado con la infraestructura utilizada en la salmonicultura, lo que sería perfectamente viable para su cultivo comercial. También se han hecho estudios con diferentes dietas de alimento (tabla 2), comenzando con peces que llegan con un peso de  1,5 kg. y que son alimentados hasta los 4 ó 5 kilos, para después ser cosechados.

 

El crecimiento obtenido por la Universidad de Antofagasta oscila desde los 51 cm. promedio, en febrero, hasta llegar a un promedio de 60 cm., en octubre.

 

Las dietas que se utilizaron para Seriola lalandi fueron las que se usan en la alimentación del pejerrey, hirame, turbot y salmón (Ewos 5000). Este última fue la que presentó una mayor presencia de lípidos en el músculo de S. lalandi, con un 20, 81%. Dicho alimento también contenía un proximal de 42% de proteínas, 27% de lípidos y 9% de cenizas.

 

Tabla 2: Porcentaje de lípidos presente en el músculo de Seriola lalandi, alimentados con cuatro dietas distintas.

 

Tipo de alimento

% Lípidos en músculo de S. lalandi

Pejerrey

9,90%

Hirame

10,17%

Turbot

12,62%

Salmón

20,81%

 

Selección de reproductores

A partir de un stock de 49 reproductores, se seleccionaron 20 ejemplares (10 hembras y 10 machos)  de mayor peso, los que variaron entre los 12 y 16 kilos. Previo al ingreso al estanque de cultivo, los reproductores fueron desparasitados con baños de formol. El alimento fue entregado a saciedad cada dos días, adicionando una vez a la semana una dosis de alimento de salmón, para aportar astaxantina. Estos peces se mantuvieron bajo condiciones de fotoperiodo, con 14 horas de luz y 10 de oscuridad. Diariamente se observaba el comportamiento de los peces y se registró la temperatura y el oxígeno disuelto.

 

El ingreso de los peces a los estanque, según explica el Dr. Wilson, se realizó en agosto del 2008, y ya en octubre presenciaron el segundo desove espontáneo, con un promedio de 200 mil huevos por hembra, evacuados dos a tres veces por semana. Esto arrojó una recolección de 600 mil a 1,5 millones de huevos diariamente, para el total de 10 hembras.

 

Detalles de los primeros huevos y larvas

Según lo informado por el Dr. Wilson, y en base a su experiencia, los huevos pelágicos son de  forma esférica, con un diámetro 1,3 a 1.5 mm. Presentan una gota oleosa de 0.34 a 0.36 mm. y, al eclosionar el huevo, se obtiene una larva de 4 mm. de longitud, dotada de un gran saco vitelino, que es absorbido a los 5 ó 6 días a 20º C. Luego de  tres días post-eclosión, las larvas presentan una boca funcional. A partir de entonces son alimentadas con rotíferos (10 rotíferos/ml.)

 

A los 10 días, post eclosión, la larva ya presenta la vejiga natatoria inflada y, a partir del día 20, se convierte en post larva. El periodo larval siempre presenta puntos críticos, del cual depende el porcentaje de mortalidad.  Diversos autores han descrito algunos de éstos, tales como: hundimiento larval en al etapa de abertura de boca (Sakakura y Tsukamoto, 1999), problemas nutricionales (Kolkovskiet, 2004), canibalismo y comportamiento agresivo (Benetti, 1997, Sakakura y Tsukamoto, 1996).

 

Respecto al periodo de cultivo, el Dr. Wilson explica que la duración de éste se inicia con  juveniles de 30 - 50gr. (3-4 meses), los que pasarán a jaulas de engorda, en mar, por 10 a 12 meses, para luego ser cosechados con un peso de 3 a 4 kilos.

Como todo pez de cultivo, el dorado también se vería afectado por algunas enfermedades. En este caso, en la Universidad de Antofagasta detectaron presencia de parásitos como Benedenia seriolae, Caligus rogercresseyi y Zeuxapta seriolae.

 

Demanda del producto

Existe una demanda internacional del producto, con rutas comerciales identificadas, que hacen de esta especie una potencia en desarrollo. En  el mercado internacional, se comercializa bajo el nombre de Yelowtail kingfish como símil de Seriola quinqueradiata  (Hamachi), esta última, la principal especie de la acuicultura japonesa.

 

Pero aparte del mercado asiático, es en la costa oeste de Norteamérica donde  existe una demanda insatisfecha de yelowtail. Allí el producto se destina 100% a suchi/sachimi y, actualmente, parte de esta demanda es satisfecha por México.

 

Otros probables destinos para el producto chileno son España, Portugal, Japón, Corea del Sur, Tailandia, Singapur y también el mercado nacional. Los valores promedios para el producto entero eviscerado es de US $ 7.1/kg. y  vivo sobrepasa los US $ 21,7/kg.

 

Finalmente, el dorado y su promisorio cultivo, se podría convertir en un importante recurso para levantar la acuicultura nacional.  Si bien, ya fueron instaladas las jaulas de cultivo en el norte de Chile (Bahía de Mejillones), aún falta investigar más sobre la reproducción y  desarrollo larvario de la especie, parte fundamental para mantener un abastecimiento de juveniles, sin embargo, ya hay empresas trabajando en el tema.

 

 



NOTICIAS RELACIONADAS