Jueves
23/03/2017
Una especie comercial con alta variabilidad morfológica
Gracilaria chilensis, es una microalga endémica de Chile, comenzó a ser comercializada en los años 60 y desde ahí, se ha mantenido como un recurso de gran importancia comercial, ya que es utilizada como materia prima del ficocoloide agar.
02/10/2008


393 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



 Una especie comercial con alta variabilidad morfológica
Taxonomía

División: Rhodophyta

Clase: Rhodophyceae

Orden: Gracilariales

Familia: Gracilariaceae

Género: Gracilaria. Greville, 1830

Especie: Gracilaria chilensis . Bird et al, 1986

Nombre común: Pelillo

Gracilaria chilensis, es una microalga endémica de Chile,  comenzó a ser comercializada en los años 60 y desde ahí, se ha mantenido como un recurso de gran importancia comercial, ya que es utilizada como materia prima del ficocoloide  agar, altamente demandado a nivel mundial. Recibe el nombre vernacular de pelillo y  pertenece a la división de algas rodophytas (rojas).

Sin embargo, fue en los años 80 cuando el recurso de las praderas naturales fue sobreexplotado y se puso en riesgo la especie; esto dio paso al manejo del recurso y su cultivo debido a la alta demanda. Hasta 1986, se reconocían dos especies de gracilarias: Gracilaria verrucosa, conocida como pelillo del sur, presente en la VIII y X Región, y Gracilaria leamanaeformis conocida anteriormente como pelillo del norte. Sin embargo, estudios realizados por Bird, et al (1986) determinaron que se trataba de la misma especie y es que G. chilensis,  tiene una gran capacidad de adaptación, dependiendo del lugar y las condiciones a las que se exponga (luz, temperatura, salinidad, profundidad) lo que hace variar su morfología.

Se encuentra en ambientes estuarinos y marinos, en ríos, esteros, bahías protegidas del oleaje y en agua dulce. Su distribución batimétrica va desde la superficie hasta los 10 mt de profundidad, en la zona intermareal y submareal. Se encuentra en la arena, fango y sustratos duros.

En Chile, G. chilensis, habita naturalmente en las costas, así también  en otros países de  Sudamérica,  Norteamérica y China. Según registros de IFOP, en Chile ha sido descrita desde Coquimbo hasta Puerto Montt (Río Maullín), pero gracias a la incorporación de técnicas de cultivo esta especie, hoy día, se encuentra en casi toda la costa de nuestro país. No obstante, es en la X Región donde por años se ha concentrado la mayor producción  de la especie; sin embargo, a nivel nacional, se observa un descenso en la producción en los últimos años.

Reproducción

Como la mayoría de algas del género, G. chilensis se reproduce por propagación vegetativa y también por propagación de esporas no móviles.

La propagación vegetativa es característica de las macroalgas rojas, y consiste en la fragmentación  del talo del alga, originando una nueva alga. Independiente de su morfología, se obtienen buenos resultados en macroalgas con crecimiento apical, con alta capacidad de regenerar nuevos ápices y rápido crecimiento.

Por otro lado, la propagación por esporas no móviles presenta tres fases, dos macroscópicas y de vida libre (gametofito y tetrasporofito) y una tercera de tamaño reducido que ocurre sobre el gametofito (carposporofito). Tanto la fase tetrasporofítica como carposporofítica son diploides (2n)  y producen esporas no flageladas. La fase gametofítica es dioica, donde existen macrotalos femeninos y masculinos.

El cultivo de Gracilaria se ha masificado de dos formas: Mediante propagación vegetativa, con trozos del talo que dan origen a una nueva alga a través de  transplantes y siembra. Por otro lado, está la propagación por esporas.  Para ello, se recolectan plantas reproductivamente maduras para que liberen esporas sobre sustratos determinados, por lo general sobre cuerdas, a partir de esto, se obtienen plántulas que son trasladadas a los centros de cultivo para su crecimiento.

Las dos metodologías de cultivo están probadas y se utilizan en la actualidad, sin embargo estas técnicas también se ven afectadas y pueden sufrir una caída abrupta de la producción generada por ?envejecimiento del alga?, pestes y epífitos.

Variabilidad Morfológica

Es una macroalga de  talos cilíndricos filamentosos de 1-2 mm. de diámetro, formado por uno o varios ejes alargados, ramificados en forma alternada, que llegan a medir  hasta 4,5 mt. de largo. Por lo general es de color rojo-violeta, pero también existen ejemplares de color pardo-amarillento.

Presenta una alta variabilidad morfológica, dependiendo del lugar en que habita; así, por ejemplo, según registros de IFOP, los talos que crecen en ambiente intermareal rocoso son muy ramificados y la longitud varía entre 20-90 cm.

Los talos que crecen en estuarios de ríos o ensenadas de fondo arenoso o fangoso, y a menos de 2 mt. de profundidad, logran alcanzar los 120 cm y presentan numerosas ramificaciones; mientras que los que crecen en el mismo ambiente, pero entre 2-6 mt. de profundidad, son menos ramificados y alcanzan los 300  cm de largo.

En tanto, las algas que crecen en ambiente marino arenoso son poco ramificadas y pueden alcanzar tamaños de 100 a 450 cm. de longitud.

Experiencias realizadas indican que, bajo condiciones naturales de radiación solar y adaptada a la luz atenuada, presenta un alto contenido de pigmentos fotosintéticos (clorofila a y ficobilinas).

Buschmann et al, en 1992, realizaron experiencias de traslado de algas desde diferentes zonas (Quillaipe y Maullín), que presentaban diferencias morfológicas cuyos resultados, después de varios meses, arrojaron que las diferencias morfológicas aún existían.  Además se encontraron diferencias en la calidad del agar y susceptibilidad a organismos epífitos; sin embargo, los niveles de producción se mantuvieron iguales para ambas muestras.

En cuanto a la salinidad, Gracilaria tolera amplios rangos, experiencias realizadas por IFOP indican que el mejor crecimiento se logra en salinidades de 20 a 30 º/ 00.

Desembarque y Mercados

G. chilensis ha tenido un descenso en la producción durante los últimos años, si bien ha presentado un comportamiento irregular, queda de manifiesto una tendencia a la baja.

El desembarque del alga se realiza desde la II hasta la IV Región, en forma permanente, mientras que en la V, esporádicamente existe un desembarque (pequeño). El alga aparece algunos años en la VII Región y posteriormente con fuerza en la VIII y X Región. Sin embargo, es en esta última donde se concentra por lejos la mayor producción nacional que, en ocasiones, ha alcanzado sobre el 80% del total nacional. Siguiendo hacia el sur, se encuentra en la XI y XII Regiones, observándose en esta última en forma irregular.

Cifras preliminares de Sernapesca, para el año 2007, indican que el desembarque total a nivel nacional fue de  67.271 ton., alrededor de diez mil toneladas menos que el año anterior que a su vez registró once toneladas menos que el año 2005. Esto deja de manifiesto que la producción ha decaído los últimos cinco  años, sobre todo si se compara con el año 2002 donde se registró un desembarque total de 126.184 toneladas.

La producción del norte del país se exporta como alga seca, mientras que la cosecha del sur se comercializa en forma interna en las plantas productoras de agar  para ser exportado con mayor valor agregado. El principal mercado es Japón, seguido por EEUU y Rusia, Singapur y Tailandia. En países como Japón se utiliza como alimento de consumo directo, posee propiedades altamente nutritivas y bajas calorías, aportando una sensación de saciedad, sin engordar ni alterar el sabor de las comidas.