Viernes
28/04/2017
Un recurso pesquero de categoría mundial
El pez espada, Xiphias gladius, es un pez marino pelágico de importancia comercial. Se caracteriza por ser de gran tamaño y por la fusión y prolongación de los huesos de la mandíbula superior, que forman una punta rígida similar a una espada, la cual rep
01/09/2008


254 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Un recurso pesquero de categoría mundial

El pez espada, Xiphias gladius, es un pez marino pelágico de importancia comercial. Se caracteriza por  ser de gran tamaño y por la fusión y prolongación de los huesos de la mandíbula superior, que forman una punta rígida similar a una espada, la cual representa hasta un tercio de la longitud total del cuerpo.

 

Existen registros de peces con talla de 455 cms. de largo (desde la mandíbula inferior a la horquilla de la aleta caudal) y peso de 650 kilos. Tiene una longevidad de alrededor de 9 años y la edad del ejemplar se determina por medio de los anillos de crecimiento que se forman en las espinas de la aleta anal.

 

Habita en mares tropicales y subtropicales en aguas superficiales templadas con temperaturas que oscilan entre los 5ºC y 27ºC, La especie presenta una amplia distribución geográfica, debido a las migraciones que realiza en busca de alimentos y áreas de reproducción, debido a esto, es posible encontrarla en más de 120 países en el mundo, en los océanos Pacífico, Atlántico, Índico, Mar Mediterráneo, Mar Negro, entre otros. En superficies de 0 a 800 metros.

 

En Chile habitan desde Arica a Puerto Montt y según registros de IFOP, ?su distribución está determinada entre el extremo norte y los 41°S, con aguas sobre los 16°C?. Respecto a esto, Juan Ramírez, tripulante de la embarcación pesquera Belén Antonia, expresó que ?las albacoras en Chile se encuentran en aguas con temperaturas cálidas de 17.2º a 17.7º en ambiente de aguas limpias?, y según su experiencia, ?las albacoras se relacionan con la fase lunar, cuando hay luna llena, estas se ubican en la superficie del mar y saca  su aleta dorsal y la cola, mientras que en la noche, se ubican bajo los 12 metros de profundidad?.

 

Reproducción

 

Son peces dioicos, no presentan diferenciación morfológica externa entre macho y hembra. Según IFOP ?los desoves ocurren entre marzo y julio en el océano Pacífico central y entre septiembre, diciembre en el Pacífico sur oeste, luego migra hacia aguas más frías para alimentarse?.

 

Alcanza la madurez sexual entre los 2 y 4 años, tiene  reproducción  externa en puestas sucesivas. Durante  la etapa de reproducción, los machos nadan alrededor de las hembras fecundando de esta manera los huevos  de 1.6 a 1.8 mm.

 

Al nacer las larvas miden alrededor de 4 mm. poseen largas mandíbulas provistas de dientes,. La punta rígida (espada) aparece en estado de juvenil y se desarrolla en forma progresiva. 

 

Alimentación

 

Su alimentación es variada, es un pez oportunista que se alimenta de moluscos, crustáceos u otros peces dependiendo del lugar donde se encuentre. Según los registros de IFOP ?En los análisis de contenido estomacal realizados en Chile se han encontrado principalmente jurel, camarón, calamares, jibias y restos de otros peces óseos?. La forma de alimentarse es característica en esta especie, ya que previo a tragarla las golpea con su espada. Se aproxima a las costas en persecución de los cardúmenes.

 

Pesquería del Pez Espada

 

La pesquería del pez espada se divide en dos: Flota artesanal que trabaja con red y utiliza simultáneamente arpón y, por otro lado, la flota palangrera. Respecto a la primera, José Epull, tripulante de la embarcación pesquera Belén Antonia, expresó que cuando las albacoras se ubican en la superficie, son capturadas con arpón y cuando se ubican en las profundidades, se capturan con red. Por otra parte, la flota palangrera  utiliza una línea madre unida a muchos anzuelos, esta flota opera con palangre americano y español, que a la vez está dividida por legislación en palangrera industrial y palangrera artesanal.

 

Según datos de IFOP ?las estructuras de tallas de las capturas de pez espada corresponden a frecuencias unimodales en el total de las flotas (redera y palangrera). La moda en el total de la  flota palangrera corresponde a  190 cms., mientras que en la flota redera corresponde a 210 cms.?.

 

Con respecto a los datos de captura, Luis Ríos,  tripulante de la embarcación pesquera Belén Antonia, nos cuenta que ?la albacora más grande que hemos capturado pesó 500 kilos. Nosotros nos embarcamos 12,15,20 días e incluso un mes hasta que se cargue la lancha?.

 

En tanto, Luis Estay, tripulante de la misma embarcación expresó ?hace aproximadamente 30 años que no se daba el fenómeno de la albacora en Iquique, pero hace 2 años volvió el recurso a la zona. Este es un pez esquivo en el momento de su captura, ya que cuando está herido salta del agua y se agita de un lado para otro, amenazando con  su espada?.

 

Historia de la pesquería

 

La pesquería chilena del pez espada, comenzó en 1960 con bajas capturas realizadas por la flota artesanal costera que utilizaba como el arpón como arte de pesca, luego en los años `80 la pesquería de este recurso aumentó anotando grandes desembarques provenientes de la flota artesanal que a estas alturas operaba con red. En 1986,  se unió la flota industrial palangrera con menor participación, pero fue a fines de los años 80 y principio de los  90 cuando la pesquería alcanzó sus niveles de máxima explotación, según IFOP ?se lograron desembarques totales máximos en 1989, de 5.824 toneladas y en 1991 de 6.490 toneladas, capturadas por la flota artesanal e industrial, respectivamente?.

 

A partir del año 1993 hasta 1996, los precios del producto en el mercado internacional disminuyeron lo que implicó un descenso de la pesquería.  Posteriormente, la pesquería se estabilizó entre los años  1997-2003.

 

Finalmente, los últimos cinco años, la pesquería se ha mantenido sobre las 3 mil toneladas de desembarque, con un promedio total de 3.618 toneladas anuales desde la I a la X Región incluyendo el año pasado a la XV Región de Los Ríos.

Resultados preliminares registrados por Sernapesca para 2007, indican que los meses con mayor desembarque para dicho año ocurrieron en los meses de junio y julio con un total  de 629 y 793 toneladas respectivamente.

 

La pesca industrial, en tanto, tuvo un desembarque de 114 ton. y 626 ton. en aguas internacionales mientras que los barcos fábrica 89 toneladas y 959 en aguas internacionales. No obstante, el mayor desembarque lo realizó el sector artesanal con 1806 ton.

 



NOTICIAS RELACIONADAS