Jueves
23/11/2017
"SalmonChile:"
El gran desafío de implementar la nueva industria con la menor cantidad de errores posibles
Sobre el 2011, el gerente general de SalmonChile, Carlos Odebret, sostiene que será clave mantener las condiciones sanitarias del rubro.
17/01/2011


716 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



El gran desafío de implementar la nueva industria con la menor cantidad de errores posibles

Para Carlos Odebret, gerente general de SalmonChile, a pesar de las dificultades que debió enfrentar el sector, el 2010 fue un año virtuoso, que así como marcó un periodo bajo en exportaciones, también representó “la recuperación y el inicio de una nueva industria”. Sobre el año que recién comienza, el ejecutivo apuntó que será clave mantener las condiciones sanitarias del rubro. Para Odebret, el gran desafío de la salmonicultura chilena, en el 2011, será  “implementar una nueva industria, lo que requiere un tiempo de operación, donde esperamos que ocurran los menos errores posibles”.

 

- ¿Cuál es el balance que pueden hacer, como asociación, sobre el año 2010?

“El 2010 fue un año único, de desgracias, por un lado, con el terremoto, pero también por cosas positivas, como la recuperación económica del país. La industria del salmón pasó por etapas parecidas. Desde el punto de vista de exportaciones totales, el 2010 fue el de producción más baja desde el año 2000 a la fecha. Esto significó, obviamente, una caída en el empleo, en la contratación y en la actividad económica de la región. Por lo tanto, fue un año difícil desde ese punto de vista. Pero también hay un área muy importante que ha sido ventajosa, que tiene que ver con la recuperación sanitaria de la industria del salmón. Las mortalidades cayeron significativamente, el ISA empezó su retirada con brotes puntuales y muy específicos, los pesos promedio de cosecha de salmón del Atlántico crecieron incluso a niveles superiores de la situación previa al ISA.  Las siembras, comparadas al año anterior, que fue bajo, crecieron. Aumentó la confianza, dada la recuperación sanitaria. Y, con el aumento de la confianza, aparecieron nuevos inversionistas. Se abrió a la bolsa Camanchaca, exitosamente; hizo aumento de capital Multiexport, exitosamente, Invertec hizo lo propio. En consecuencia, aumentó la confianza y también, por supuesto, generó actividad. Hay otras empresas interesadas en abrirse a la bolsa y buscar nuevos socios. Entonces, ha sido un año virtuoso, que así como marca un año bajo en exportaciones, marca también la recuperación y el inicio de una nueva industria. Este año se aprobó la nueva Ley de Pesca, que representa un cambio tremendo en el modelo productivo de la industria. Y, con todas las dificultades que tuvimos el 2009, aún así, en abril de este año (2010), tuvimos esta nueva ley que va a mostrar el cómo se va a hacer esta industria de aquí para adelante”.

 

- ¿De qué manera creen que se puede consolidar y plasmar el repunte de la salmonicultura nacional?

“Sin duda, la forma de poder consolidar el repunte de la salmonicultura está sobre la base de mantener las condiciones sanitarias. Y eso significa implementar la serie de medidas que el gremio tomó el año pasado y que comenzaron a implementar, lo que nos permite estar muy avanzados para enfrentar el reglamento que viene a partir del 2011 y, al mismo tiempo, haber enfrentado la ley, que tardó más de un año en ser aprobada. En ese periodo, sin tener implementadas las medidas de SalmonChile, el proceso de recuperación hubiese sido mucho más lento. Y la forma de poder enfrentarlo tiene que ver con implementar estas medidas sanitarias, que son muy importantes y donde buena parte de ellas han sido recogidas en el Reglamento Sanitario. De esa manera uno puede ver en el largo plazo a una industria que va a operar en este nuevo modelo del 2.0”.

 

- ¿En qué aspectos basará la industria para seguir avanzando en este repunte?

“Básicamente, la estructura del nuevo modelo productivo está consolidada en dos grandes partes. Una primera que tiene que ver con la parte inicial de la pirámide productiva, es decir la de reproductores y agua dulce. En ese sentido, el objetivo número uno corresponde a evitar replicar la enfermedad o las enfermedades a través de los reproductores. Recordemos que esto no tiene que ver sólo con el ISA, sino que también con enfrentar otras enfermedades que están presentes en Chile. El segundo objetivo es evitar ingresar nuevos patógenos que hoy no están presentes en Chile. Eso tiene que ver fundamentalmente con la importación de ovas y sus restricciones sanitarias. En tercer término, siguiendo hacia abajo en la pirámide, tiene que ver con no mover patógenos de un lugar a otro. Y esto es, producir en sitios sanos, con carga mínima de patógenos en agua dulce y, a la hora de mover a agua mar, mover peces sanos y robustos. Esto tiene que ver con la forma de tratar a los peces en la primera fase del ciclo productivo. En el medio marino, la clave es que haya sitios sin peces, con una carga de patógenos significativa, de tal manera que las condiciones que enfrenten los peces sean las mejores posibles, sin olvidar que estamos en un medio marino abierto. La forma de enfrentar eso tiene que ver con los descansos sanitarios, que ya han sido incorporados en el modelo. Finalmente, en las plantas de proceso deben existir los tratamientos en RILES, para evitar descargar patógenos al medio marino. Eso está compuesto en la práctica por alrededor de 44 medidas sanitarias que el gremio adoptó y el RESA, como estructura inicial, y una serie de programas sanitarios específicos. Dos cosas que son claves, y que esperamos sean incorporadas dentro de los reglamentos, son no mover peces de mar a mar, porque eso posiblemente mueve enfermedades de un sitio a otro. Por consecuencia, el uso de estuarios tiene un riesgo importante. Y, un segundo elemento, que tiene relación con la naturaleza preventiva que hemos ido incorporando dentro del modelo productivo, es la obligación de vacunar. Y ahí existe una tarea muy importante que, dentro de los programas sanitarios específicos de Sernapesca, se incorpore la obligatoriedad de vacunar para las distintas enfermedades a las que los peces se enfrentan en el medio marino”.

 

- ¿Cuáles serán los principales desafíos que deberá enfrentar la salmonicultura nacional para el año 2011?

“El primero será enfrentar este nuevo modelo productivo que estamos iniciando. Los resultados que tenemos acá son consecuencia de un modelo que recién lleva un año. El 2011 va a ser un nuevo periodo, donde vamos a tener que ajustarnos a los nuevos reglamentos. Va a ser más fácil, pero significa implementar esta nueva industria, lo que requiere un tiempo de operación, donde esperamos que ocurran los menos errores posibles. Ese va a ser el gran desafío. Desde el punto de vista de los mercados, la recuperación no va a ser un gran punto el 2011, ya que no va a haber un crecimiento significativo en las exportaciones, pero sí es un tema que tenemos que empezar a abordar desde ya. Y, un tercer aspecto muy importante, no sólo para el año 2011, sino que para adelante, es la relación de la industria con su entorno. No solamente es una tarea del gremio con las comunidades, sino también de las propias empresas con sus trabajadores y todo el entorno que las rodea. Para eso, la acción coordinada es un tema central. En el gremio hemos avanzado en estos dos últimos años con la creación de la Red Salmón y esperamos que en los próximos años las empresas, a través de acciones particulares, aborden esta materia. Las relaciones se construyen de a dos, por lo tanto necesitamos también una comunidad que esté abierta a los espacios de diálogo, a escuchar, a entender. Para eso necesitamos que aquellos actores que tienen como interés destruir la imagen, los invitamos a dialogar y a ser parte de los procesos”.

 

 



NOTICIAS RELACIONADAS