Jueves
23/11/2017
"Rafael Lorenzini, Director Ejecutivo del Consejo de Producción Limpia:"
Hay un convencimiento de que producir limpio es más barato y acarrea mejores oportunidades de mercado
El ejecutivo explicó los alcances de esta nueva herramienta legal, que generará un importante efecto el Consejo Nacional de Producción Limpia como institución pública.
31/03/2010


675 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Hay un convencimiento de que producir limpio es más barato y acarrea mejores oportunidades de mercado

El pasado 3 de febrero entró en vigencia la ley APL,  un nuevo cuerpo legal que faculta a los Acuerdos de Producción Limpia (APL) para establecer incentivos y reglas especiales en materias ambientales y sanitarias para las empresas de menor tamaño.

 

La ley, que ya había sido promulgada el13 de enero por la ex Presidenta Michelle Bachelet, establecerá qué los Acuerdos de Producción Limpia podrán eximir del cumplimiento de nuevas exigencias a las empresas que hayan suscrito un acuerdo por un plazo determinado. Con ello, se estimula la inversión anticipada de las empresas, asegurándoles que no se le cambiarán las reglas del juego, en un período prudente.

 

Conversamos con Rafael Lorenzini, Director Ejecutivo del Consejo Nacional de Producción Limpia, quien nos explicó los alcances de este nueva herramienta legal, que generará un importante efecto el Consejo Nacional de Producción Limpia como institución pública, al reconocer su facultad de coordinación de los APL y que permite instalar la equidad como el principio rector en los estándares ambientales de los que puede ser objeto una empresa pequeña.

 

 

-        ¿Cuál es el balance que el Consejo Nacional de Producción Limpia puede    realizar en cuanto a los avances en este tema de la acuicultura y pesca nacional durante el 2009?

 

“El balance no sólo se puede realizar del 2009, también de los años anteriores. Lo primero es que  el trabajo que hemos venido realizando con el sector acuícola se ha desarrollado a partir de propuestas de los sectores productivo y público. El primero, para ser más competido y desde el lado público para resolver los impactos negativos de la contaminación, sobre todo en la sociedad. Y un primer aspecto que se destaca es la bioseguridad. Es decir, si hay un tema que ha resultado del proceso de colaboración publico-privado, y que se ha intensificado últimamente, tiene que ver justamente relación con cómo evitamos la contaminación de una zona a otra, en cómo hacemos posible que establezcan barreras sanitarias a la acuicultura. Lo segundo tiene que ver con aspectos propios de la higiene y seguridad en general, como lo son por ejemplo la desinfección de los medios de transporte y la trazabilidad. Ésta última es una exigencia a nivel internacional. Y es que ya no existen sectores donde no se requieran certificaciones de trazabilidad, auditorías e información que precisa los insumos y materias primas involucradas en la elaboración del producto. Son apuestas en las que hay que hacer transformaciones en todas las áreas productivas propias de la trazabilidad”.

 

-         ¿Las empresas están concientes de lo que esto significa?

-          

“Yo creo que totalmente. Hoy día, cuando hemos sufrido un grave problema en la industria salmonera, yo creo que a nadie le quepa duda que la bioseguridad es de vida o muerte para el sector productivo. En su oportunidad, el Acuerdo de Producción Limpia que hicimos el año 2002 incorporaba casi todas las materias, pero se nos olvidó el tema del fondo marino o no se comprometió. Incluso, el aspecto de la limpieza de redes de centros de cultivo lo hicimos comprometiendo a otro sector dentro de la cadena del cluster del salmón. Es decir, el tema de la contaminación en los propios centros de cultivo se dejó fuera, ya que las empresas no querían comprometer esos aspectos, y por eso estamos pagando las consecuencias hoy día”.

 

-         ¿De qué manera la nueva institucionalidad vinculada con la producción limpia ayudará a la gestión de la entidad que dirige? ¿Cuáles van a ser los principales beneficios de esto?

-          

“La nueva institucionalidad ambiental acuña algunos conceptos que venimos pregonando desde antes que se diseñara la nueva ley. Uno de ellos, que es trascendental, tiene relación con la aplicación de las mejores técnicas disponibles, tanto duras como blandas, en el proceso productivo, pero que sean viables desde el punto de vista de su operación y financiamiento para su implementación en grandes empresas y en otras de menor tamaño. Un gran elemento es que en esta nueva institucionalidad ambiental se instala un elemento de mejores técnicas disponibles”.

 

-         ¿En qué consiste este concepto?

-          

“En otros países tuvimos la oportunidad de ver que en connotados tribunales ambientales a nivel mundial, europeos en particular, cómo este concepto –mejores técnicas disponibles- es el rector dentro de las exigencias del desarrollo productivo. Esperamos que ese concepto sea un input muy fuerte, que favorezca la instalación de las tecnologías limpias. En segundo lugar, también se acuña lo que también nosotros ya instalamos y que dice relación con la promoción del cumplimiento normativo a través de un programa que establece la ley de los acuerdos de producción limpia (publicada el 3 de febrero en el Diario Oficial) y que ya está vigente. Nosotros entendemos que la gran mayoría de las veces, las empresas de menor tamaño no cumplen con la normativa ambiental y sanitaria no porque no quieran, sino porque tienen dificultad en saber cuáles normas deben cumplir, además de otras condiciones propias de las empresas de menor tamaño, tales como el acceso financiero.

 

-         ¿Qué implicancias tiene esto para dichas empresas?

-          

“Como ente del Estado, nos hacemos cargo de eso a través de la institucionalidad ambiental y por medio de los acuerdos de producción limpia. En oras palabras, significa que vamos a concebir un programa que permita entregar la información oportuna a cada uno de los sectores productivos de cuáles son las normativas que deben cumplir las firmas de menor tamaño en materia ambiental y sanitaria. También nos hacemos cargo de facilitar el acceso a la información acerca de cómo aplicar medidas de mejores técnicas disponibles y que sean solución a las exigencias de la normativa ambiental. Esa fue la razón para justificar la creación del programa Tecnolimpia del Consejo Nacional de Producción Limpia”.

 

-         ¿En qué consistirá dicho programa?

-          

“Este programa refuerza nuestra capacidad de difusión de este tipo de tecnología en las empresas por la vía de desarrollar un página web especial (www.tecnolimpia.cl) que entrega guías técnicas especializadas, manuales con distintos niveles de profundidad, algunos de éstos muy fácilmente aplicables. Por ejemplo, en el caso de la acuicultura, habrá guías y manuales que tiendan a resolver problemas de contaminación de las aguas, problemas de gestión de plásticos, documentos que permitan hacer un uso más eficiente de la energía o esa misma opción pero por la vía de sistemas de Energías Renovables No Convencionales. También entregaremos información telefónica a todas las empresas por medio de especialistas de manera gratuita, lo que puede ser de gran utilidad a la hora de resolver un problema de contaminación en una empresa. Y en tercer lugar, se realizarán visitas a terreno de no más de 3 ó 4 horas, donde se realizará un completo check list de las problemáticas de esa empresa. Después esa información se interpretará focalizadamente, para posteriormente orientar a la compañía acerca de las maneras de resolver esos problemas en materia de soluciones y financiamiento publico. Es decir, se puede afirmar que esta nueva institucionalidad ambiental converge con esta nueva ley de Producción Limpia “.

 

- Muchas veces las empresas más pequeñas no tienen las herramientas para aplicar ciertas soluciones. ¿Cree que con esto se podrán superar una serie de obstáculos o prejuicios que tienen las empresas nacionales en cuanto a la producción limpia?

“Pienso que sí. Todavía está la premisa que la tecnología limpia es una tecnología de punta o más cara. Muchas veces esto no es así. Hay que decir que, por lo general, las soluciones vía tecnología limpia son mucho más baratas en el corto o mediano plazo, en comparación con soluciones que no son eficientes, cuyas condiciones de operación resultan más caras, precisamente por no ser tan eficientes. Y en Chile, y más precisamente, en el sector acuícola, hay decenas de ejemplos que dan cuenta de esto”.

 

- En ese sentido ¿En el último tiempo se ha observado algún cambio de mentalidad de las empresas en cuanto a la producción limpia?

“Observamos que sí, porque en estos 10 años de trabajo llevamos casi 4 mil empresas en acuerdos de producción limpia, antes de la promulgación de la ley relacionada con los APL. Y observamos que el 83% de esas empresas son Mipyme. Es decir, si la mayoría de esas compañías son de menor tamaño, claramente hay un convencimiento de que producir limpio es más barato y acarrea mejores oportunidades de mercado, con lo cual se fortalece su competitividad. Pero estamos hablando de 4 mil empresas, mientras en Chile hay decenas de miles que pueden beneficiarse con la producción limpia. Por lo tanto, nuestro desafío con Tecnolimpia es difundir la buena noticia de la producción limpia a una masa mucho más grande empresas y quizás ese es el desafío más relevante que podemos destacar en la agenda para el Consejo de Producción Limpia en el 2010. Acá estamos hablando mucho más que un tema político gubernamental, se trata de un desafío público-privado que tiene que ver con la dinámica propia de la economía y del crecimiento de una región”.

 

-         En el 2010 ¿Cuáles van a ser las principales directrices del Consejo Nacional de Producción Limpia con relación a la Región de Los Lagos?

-          

“Lo que hemos instalado con la Secretaría Regional de Producción Limpia de Los Lagos es una colaboración estrecha en torno a cada una de las tareas que nos hemos propuesto y de los sectores que hemos ido abordando. Lo hicimos con los talleres de redes, con los salmoneros, recientemente con los algueros y nos queda la mitilicultura. Entonces, vamos incorporando nuevos sectores para poder hacer de esto una tendencia creciente y masiva, que no sea sólo de un grupo de actores. Tenemos claro que una región como la de Los Lagos, es una zona que hay que cuidar, porque ofrece un atractivo extraordinario desde el punto de vista de los recursos naturales. Y en el sector acuícola es muy alto el costo que se ha pagado por no preocuparse a tiempo en prevenir la contaminación. Por ende, no me cabe ninguna duda que las tendencias en el futuro van hacia la prevención. En esa lógica, los instrumentos de producción limpia, desde el punto de vista jurídico, van a detonar un incentivo mucho más fuerte”.

 

-         ¿Cómo va a facilitar todo esto la nueva institucionalidad?

-          

“La ley de Producción Limpia permite que las condiciones bajo las cuales se pactó la PL no varíen con nuevas regulaciones por hasta 5 años. Con este nuevo marco legal, las empresas de menor tamaño que declaren voluntariamente un incumplimiento de norma a la hora de firmar un APL, van a tener multa cero, siempre y cuando no sea materia de riesgo a la vida de las personas. Esto porque entendemos que hay un problema de acceso a la solución por parte del empresario. Entonces, lo que vemos de aquí en adelante es un demanda mucho más creciente de sectores para firmar acuerdos de producción limpia, con centenares de empresas de la región comprometidas para firmar distintos APL en distintas áreas productivas”.

 

-         ¿Cuál cree usted que son las principales razones por la que la Región de Los Lagos lidera el tema de la producción limpia en Chile?

-          

“Yo daría que aquí ha habido una muy buena confluencia entre el liderazgo de sus máximas autoridades regionales con la organización de algunos sectores productivos de la región. Yo creo que lo que marca esto es el convencimiento oportuno de que la colaboración publico-privada vale la pena. Para ello hay que comprometerse con resultados y no solamente con un diálogo periódico, con el fin de llegar a objetivos que sean rentables, tanto para empresarios como para el sector público”.

-         Pero eso implica un trabajo a largo plazo.

-          

“El desafío por delante no es menor, porque con este balance deberíamos pensar que si se ha dado en el pasado, debiera darse mejor en el futuro. Sin embargo, la asociatividad entre empresarios siempre es un tema débil. Aquí no existe, como en países europeos, la asociatividad obligatoria. Allá las agrupaciones empresariales son verdaderas industrias que tienen todas las capacidades, pero en Chile no pasa eso. Entonces, como Consejo de Producción Limpia hemos decidido fortalecer el Fondo de Promoción de la PL a través de cofinanciamiento de proyectos que tiendan a reforzar la capacidad asociativa de la empresa para la producción limpia. Este cofinanciamiento será hasta por un 70% de las horas/especialistas que permitan gestionar programas de capacitación, higiene, seguridad, diagnósticos o difusión de mejores técnicas disponibles, entre otros elementos. A eso estamos apuntando para los próximos años”.

 

 

Entrevista publicada en revista Mundo Acuícola

marzo de 2010



NOTICIAS RELACIONADAS