Viernes
28/04/2017
"César Barros, Presidente de SalmonChile y la recuperación de la industria"
Es muy importante que exista una actitud por hacer las cosas bien
Para el representante de la asociación gremial, el 2010 va a ser un año de innovación, de prueba y de puesta en marcha de esta nueva forma de hacer la salmonicultura.
29/03/2010


391 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Es muy importante que exista una actitud por hacer las cosas bien

No obstante de una mayor inversión debido a un nuevo modelo de producción. César Barros explica que la recuperación de la industria será un proceso lento, que siempre va a estar dependiendo del ciclo biológico de esta especie, la producción va a bajar.

 

“Si bien es cierto, habrá mayor inversión, con nuevos sistemas de pisciculturas y de tratar los desechos, la actividad siempre está manejada por el ciclo biológico, lo que es ineludible”. Así describe César Barros, Presidente de SalmonChile, lo que a su juicio representará el año 2010 para la industria chilena del salmón.

En conversación con Mundo Acuícola, el representante de la entidad gremial expresó su confianza en la recuperación de la industria salmonera, etapa que dependerá de la toma de conciencia de las propias empresas del sector. “Nadie va a querer estar en un área con normas de mala calidad”, dice Barros, quien agrega que también habrá que reforzar la investigación en una industria “relativamente nueva,  con no más de 30 años de edad en el mundo y que, al lado de la ganadería o la agricultura, no tiene nada de conocimiento”, indica Barros.

 

- ¿Cuáles van a ser los principales desafíos para la industria salmonera en 2010?

 

“Los desafíos de la industria son infinitos. Por el lado regulatorio, todas las implicancias que trae la nueva ley. Lo más interesante es el tema de los barrios, en términos que la ley permite que la regulación interna de estas áreas tenga rango legal. Que la auto-regulación adquiera rango legal es una novedad muy interesante y eso va a traer un montón de nuevos aspectos en términos de funcionamiento y de la relación entre los barrios. Van a existir áreas de fácil manejo y otros barrios muy complejos. A su vez, nadie va a querer estar en un área con normas de mala calidad. Por otro lado, estamos viendo empresas que están creciendo y otras nuevas que están ingresando al rubro. Se están formando fondos de inversión, que están a la espera de la ley y a la espera que esta regulación funcione. Todas estas normas se hicieron basadas en experiencias noruegas y canadienses, pero en ninguno de estos lugares está el mar que existe acá. Es una realidad distinta que tenemos que adaptarla. Tampoco se sabe mucho sobre algunas enfermedades y su manejo. Los mismos noruegos tienen sus propios temas sanitarios. Falta ciencia y dedicación. Todavía no hemos encontrado vacunas adecuadas”.

 

- Pero se supone que antes de fin de año la industria se comenzaría a recuperar.

 

“En todos los frentes que fallaron el año pasado y antepasado hay novedades que hacen pensar que este tema podría retomar su fuerza, pero con limitaciones. Porque hay cálculos que cuando se tuvo el máximo de producción en el 2007, con el sistema de barrios eso baja a un tercio, por el tema de los descansos. O sea, nos vamos a demorar bastante en retomar la producción de ese entonces”.

 

- ¿De qué aspectos va a depender eso?

 

“De lo bien que funcionen las medidas, de cómo la industria las tome y de la disciplina de ésta, de lo bien que actúe el regulador, que siempre va un kilómetro más atrás, además del financiamiento. Y, entre medio, para hacer más complejo el tema, va a haber cambio de autoridades, lo cual implica todo un nuevo acomodo”.

 

- ¿Qué mensaje se podría entregar a los proveedores de la industria, quienes se han mostrado muy preocupados con esta situación?

 

“No sólo los proveedores tienen preocupación por el futuro de esta industria, sino que todo el mundo está pendiente de lo que sucede. Creo que la feria AquaSur va a tener una concurrencia récord para saber de primera fuente lo que sucedió acá y ver si se va a arreglar o no. Es decir, acá va a haber todo un aprendizaje nuestro que va a ser usado en otras latitudes y que va a producir nuevas tecnologías. Por otro lado, se va a querer saber cómo se realizaron las negociaciones con los bancos y cómo son los fondos de inversión que están saliendo. Todos son aspectos que se van a estar observando atentamente. Y esta preocupación no sólo existe en los proveedores, sino que también en los trabajadores, en las autoridades y en las propias empresas”.

 

- Con respecto a la parte sanitaria, ¿cómo se está previniendo la aparición de nuevas enfermedades?

 

“Bueno, ahí hemos estado tratando de convencer a las autoridades para que prohíban la importación de ovas. No lo hemos logrado en un 100%, pero en las normativas internas de SalmonChile estamos siendo súper duros en la práctica, al punto de casi prohibirlas. A su vez, hemos exigido a la autoridad cosas que no estaban haciendo, como la cuarentena, que habiendo sido obligatorias, nunca se cumplieron”.

 

- Esta prohibición en la importación de ovas, ¿también afectaría a países libres de enfermedades virales, tales como Islandia?

 

“Yo creo que todo el mundo es sospechoso. Hay un cuadro espectacular de Óscar Gárate que muestra cómo aumentó la entrada de enfermedades exóticas a Chile en la medida que se aumentaba la importación de ovas”.

 

¿Y cómo se pretende mejorar la relación con la parte científica, con las universidades? Es un aspecto que muchas veces se ve muy débil en la industria.

 

“Yo creo que hay que reforzarla dentro de lo que es la realidad de nuestras universidades, que en el mundo son sub 200 y con pocos recursos. Ahora, es cierto que CORFO está dando recursos para investigación, pero estamos hablando de una industria con enfermedades complejas, con virus que mutan, o la rickettsia, que es una bacteria endocelular y que también muta. No es simple. También está el caligus, que también crea resistencia a los medicamentos y donde los noruegos hoy en día tienen un problema tremendo. O sea, estamos trabajando con la naturaleza y con sus riesgos. Y uno va aprendiendo. Esta es una industria donde no hay mucho conocimiento. Es relativamente nueva, con no más de 30 años de edad en el mundo y que al lado de la ganadería o la agricultura no tiene nada de conocimiento”.

 

- ¿Cómo se puede calificar lo que viene para la industria en el 2010?

 

“Va a ser un año de innovación, de prueba y de puesta en marcha de esta nueva forma de hacer la salmonicultura, pero que por el ciclo biológico de esta especie, la producción va a bajar. Eso no lo podemos cambiar. Por tanto, toda la actividad aún no se va a recuperar. Si bien es cierto, habrá mayor inversión, con nuevos sistemas de pisciculturas y de tratar los desechos, la actividad siempre está manejada por el ciclo biológico, lo que es ineludible”.

 

- Recientemente se lanzaron jaulas de cobre para salmones, ¿cree que esto da cuenta de los avances tecnológicos que se están logrando para una mejor industria?

 

“Todas estas son cosas que nos van ayudando a mejorar. Pero lo más importante es que el sistema de barrios funcione y bien”.

 

- ¿De qué va a depender que todo esto funcione?

 

 “La idea es que nadie se desordene. Aquí basta con un actor que haga las cosas mal, para que los demás sufran las consecuencias. Y no sólo basta con la ley, porque esto es igual que con los semáforos. Uno puede tener todos los semáforos del mundo, pero si la gente no les hace caso, no funciona. Por eso, por más que existan normas y regulaciones, es muy importante que exista una actitud por hacer las cosas bien”.

 

- ¿Cuáles son las expectativas de la industria con respecto a esta nueva ley?

 

“Es una ley muy importante. Desafortunadamente se legisló en un minuto muy complejo. Es un proyecto de ley de la Presidenta de la República, donde ella misma ha señalado que quiere sacar en su período y ahora depende de los parlamentarios de gobierno que esto se cumpla”.

 

- Este año va a haber cambio de autoridades, ¿de qué manera cree que esto influirá en la implementación de la nueva normativa?

 

“En la medida que se cambien las autoridades, éstas mismas van a tener que conocer todo el rodaje de este tema. Van a tener que meterse de lleno en la nueva regulación que emanará de esta nueva ley, que no es un tema menor. Y para ello se requiere conocimiento, experiencia y rodaje”.

 

 

Pedro Barra, Mundo Acuícola

 



NOTICIAS RELACIONADAS