Viernes
28/04/2017
"Dr. Jónas Jonasson, CEO de Stofnfiskur H.F. :"
“En Chile parece existir un muy buen mercado para ovas certificadas y hacia eso estamos apuntando”
Stofnfiskur es la única compañía en el mundo con la capacidad de producir ovas de salmón durante todo el año, un logro basado en la selección dinámica de crianza e investigación de alta calidad.
03/11/2009


313 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



“En Chile parece existir un muy buen mercado para ovas certificadas y hacia eso estamos apuntando”

La segunda quincena de septiembre, el CEO  de la productora de ovas de origen islandés Stofnfiskur H.F., el Dr. Jónas Jonasson, visitó el sur de Chile con la finalidad de buscar clientes estratégicos. En la ocasión, el ejecutivo, junto al nuevo representante de la firma en Chile, el ex gerente de Patagonia Smolt, Rodolfo Infante Espiñeira, M.Sc., se reunió con las principales empresas productoras de salmónidos de nuestro país.

 

Tras su recorrido por la zona, tanto Jonasson como Infante conversaron con Mundo Acuícola  y se mostraron confiados en la pronta recuperación de la industria salmonera nacional. Es así como la compañía islandesa, con más de 20 años de experiencia en el rubro, incluso podría producir ovas en Chile en un futuro de mediano plazo. Según lo explicado por Jonasson a Mundo Acuícola, también están buscando brindar consultoría especializada en el área de la genética aplicada a pisciculturas de nuestro país.

 

De acuerdo con lo explicado por sus ejecutivos, Stofnfiskur es la única compañía en el mundo con la capacidad de producir ovas de salmón durante todo el año, un logro basado en la selección dinámica de crianza e investigación de alta calidad. De esa forma, la capacidad de proveer ovas en cualquier época del año permite a la compañía satisfacer de manera integral los requisitos de entrega a sus clientes.

 

Sobre el futuro de la salmonicultura nacional, Jonasson sostiene que la industria chilena tiene toda la infraestructura y las posibilidades para empezar nuevamente a incrementar su producción. “Creo que en unos 5 a 8 años, la producción chilena debería alcanzar los niveles que tenía antes de la crisis del ISA”, indicó el ejecutivo islandés.

 

- ¿Cuál fue el objetivo de su visita al sur de Chile?

 

“La principal razón fue para explorar el mercado chileno actual y ver lo que se viene en los próximos años. El otro objetivo del viaje fue establecer nuestros servicios en Chile. Así presentamos a las empresas productoras de salmón a Rodolfo Infante como nuestro nuevo gerente para este país quien, estando a cargo de Stofnfiskur Chile Ltda. en Puerto Montt, facilitará los nexos para satisfacer los requerimientos de la industria chilena con una atención permanente. Estamos haciendo lo mejor en Stofnfiskur y preparando el mercado para los años venideros, para así establecernos en Chile”.

 

- ¿Y cuál es su impresión sobre el momento actual del mercado en Chile?

 

“Todas las empresas que hemos visitado nos han pedido ovas de inmediato. Pero no es tan fácil, porque el producir las ovas involucra un ciclo de más de un año. Afortunadamente, en Islandia teníamos un plan de crecimiento que permite, de alguna manera, cubrir parte de la demanda creciente y explosiva que encontramos en Chile. Obviamente estamos priorizando proveer primero a nuestros clientes antiguos, como respaldo a la fidelidad que ellos tuvieron en su momento, al preferir nuestras ovas por sobre las demás alternativas”.

 

- ¿Cómo pretenden hacer este ingreso al mercado chileno?

 

“Como ustedes saben, ha habido una enorme crisis y cumpliremos con todos los reglamentos y  regulaciones sanitarias que la autoridad exija. Paralelamente a ello, nosotros, como empresa, hemos extremado la atención en aspectos relacionados a bioseguridad y el resto está en la tecnología. A los peces reproductores hay que atenderlos con el cuidado global que su valor genético y biológico amerita, y esa es una de las ventajas básicas que tenemos en Stofnfiskur, donde todo el ciclo de vida completo se realiza en estanques en tierra, los que son exclusivamente alimentados con aguas de pozos profundos, de calidad sanitaria de excelencia. En Islandia tenemos dos pisciculturas y hemos desarrollado un método para producir ovas de salmón cuando lo requiera el cliente, en toda época del año. Esto significa que podemos entregar ovas en Chile durante todos y cada uno de los meses del año, lo que es una gran ventaja productiva, especialmente cuando las pisciculturas de recirculación y las limitaciones de ingreso de smolts al mar requieran de un abastecimiento continuo y de una fuente abastecedora segura”.

 

- ¿Cuáles son sus ventajas con respecto a otras empresas del rubro?

 

“Hemos estado haciendo investigación con salmones por varias generaciones, lo que significa que tenemos un desarrollo genético que se manifiesta en un rápido crecimiento y baja maduración gonadal de los peces. Adicionalmente hemos trabajado en la calidad de la carne referida a niveles de lípidos y fijación de pigmentos. También estamos enfocados a la producción de un pez “robusto”, que sea capaz de desarrollarse en un medio ambiente marino de mucha exigencia en lo que a resistencia de enfermedades respecta. Todos estos avances ya se perciben y se valoran en Europa, lo cual nos ha creado una muy buena reputación en el mercado chileno. En Chile parece existir un muy buen mercado para ovas certificadas y hacia eso estamos apuntando”.

 

- ¿Cuáles son los principales mercados para vuestra empresa?

 

“Fuera de Chile, vendemos ovas a Vancouver (Canadá), Islas Faroe, Irlanda, Escocia y ahora hemos comenzado con el envío de pequeñas partidas a Noruega”, lo cual es todo un logro considerando la historia de Noruega como una potencia productora de ovas y salmones. Es una señal inequívoca que el historial sanitario y genético de  nuestras ovas está reconocido mundialmente”.

 

- ¿Cómo fueron los comienzos de Stofniskur?

 

“Comenzamos como una empresa islandesa que importó ovas desde Noruega, para producir salmón del Atlántico y luego, en el año ’85, tuvimos la oportunidad en Islandia de producir ovas para nuestra biomasa doméstica. Y desde ahí nos ampliamos a producir ovas de salmón del Atlántico en nuestras propias pisciculturas para los mercados mundiales”.

 

- ¿Cuál es el método de producción de ovas que caracteriza a la empresa?

 

“La crianza selectiva, mediante la cual los distintos rasgos del ciclo vital son registrados y comparados de acuerdo a las necesidades de cada país. Es decir, nos preocupamos de la producción para continuar mejorando la cepa, haciendo que los salmones lleguen a la madurez. De esa manera, incrementamos la calidad del producto y esa es la meta de nuestra nueva filial en Chile”.

 

- ¿Cuáles son las principales razones de que prácticamente no existan enfermedades virales que afecten a los peces en Islandia?

 

“La razón principal es que tenemos una muy baja producción. Además, desde el año 1985 que la empresa se dedica a la producción de ova y siempre se han mantenido los reproductores en tierra, lo que es una ventaja. Al ser Islandia un territorio volcánico, las  características del sustrato permiten tener pozos profundos, desde los 150 metros de profundidad  y pueden sacar agua del mar a 13,5 grados en forma estable todo el año, a 270 litros por segundo. Así maximizamos la bioseguridad en nuestras pisciculturas, al no existir posible ruta de infección. Adicionalmente, Islandia goza de un aislamiento geográfico natural, lo que en este campo se considera una gran ventaja”.

 

Sobre Stofnfiskur

 

El principal producto de Stofnfiskur es la ova de salmón del Atlántico. Otros productos de la firma islandesa incluyen la producción de ovas de trucha ártica y el más reciente corresponde a ovas de bacalao europeo o “Ice Cod”.

 

Además de manejar su propio negocio de producción y ventas, Stofnfiskur también proporciona consultoría especializada a compañías piscicultoras en todo el mundo. Precisamente, la firma está prospectando esta última posibilidad en Chile, donde existe un gran interés por conocer e implementar en el país toda nuestra experiencia de producción de ovas 100% en tierra, además del manejo genético necesario para complementar lo anterior.

 

El plantel de reproductores de salmón del Atlántico que Stofnfiskur que ha estado cultivando desde 1991, se llama SAGA, y ha sido obtenido a través del cruce entre tres planteles noruegos. Éstos formaron la base de las primeras selecciones efectuadas en la compañía. Los peces provenientes del plantel de reproductores SAGA han demostrado ser considerablemente superiores a los del plantel original importado. Y si se compara con otros planteles de reproductores, la progenie de SAGA alcanza tasas de crecimiento más rápidas, una madurez sexual tardía y mayor resistencia a enfermedades.

 

Excelente recepción en Chile

 

Consultado Rodolfo Infante sobre la recepción que tuvieron entre las empresas salmoneras locales, el ejecutivo señaló que “tuvimos la mejor de las acogidas. Los salmoneros están conscientes que nuestras ovas son el complemento a todas las medidas y esfuerzos que se están haciendo para la recuperación de la industria. Un comienzo limpio es un gran punto a favor, el inicio imprescindible que hará que el salmón renazca renovado y fortalecido como el “Salmo Fénix” que la industria necesita para aprovechar su segunda oportunidad.

 

Desde esa perspectiva, Infante agregó que Stofnfiskur Chile Ltda. será el facilitador y nexo entre Chile e Islandia, donde no sólo serán ovas, sino que un flujo constante de conocimientos y experiencias que serán las bases de un trabajo de largo aliento.

 

“Soy muy afortunado en decir que con más de dos décadas trabajando en la salmonicultura de Chile, he creado vínculos de confianza y amistad con la mayoría de las empresas y sus altos ejecutivos, lo que sumado a un producto de calidad premium y a un mercado que lo necesita, la empresa Stofnfiskur Chile Ltda. está en el lugar y en el momento preciso para ser un actor preponderante en la industria de la salmonicultura”, puntualizó Rodolfo Infante.



NOTICIAS RELACIONADAS