Jueves
23/03/2017
"Nelson Avdalov, Presidente de la Red Panamericana de Inspección, Control de Calidad y Tecnología de Productos Pesqueros:"
“Hay países que nos están bombardeando con nuevas reglamentaciones que muchas veces están separadas de la realidad”
Abdalov visitó, en el mes de octubre, el sur de Chile, específicamente la ciudad de Puerto Montt, en el marco de la Reunión número 17 de dicha instancia.
19/12/2012


244 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



“Hay países que nos están bombardeando con nuevas reglamentaciones que muchas veces están separadas de la realidad”

“En la pesca y en la vida pasan muchas cosas en dos años”.  Con esta reflexión, el Presidente de la Red Panamericana de Inspección, Control de Calidad y Tecnología de Productos Pesqueros, Nelson Avdalov, lamenta que las reuniones de esta entidad no se realicen con mayor frecuencia.  Abdalov visitó, en el mes de octubre, el sur de Chile, específicamente la ciudad de Puerto Montt, en el marco de la Reunión número 17 de dicha instancia.  Un encuentro que organizó Sernapesca, en conjunto con Infopesca y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, el cual se desarrolló entre los días 22 y 26 de octubre.

En el marco de la 17° Reunión de la Red Panamericana de Inspección, Control de Calidad y Tecnología de Productos Pesqueros pudimos dialogar con su Presidente.  Se trata de Nelson Avdalov, un médico veterinario uruguayo que bastante conoce de Chile, ya que hace un tiempo realizó un post-grado en nuestro país.  En conversación con Mundo Acuícola, el Presidente de la Red Panamericana de Inspección, Control de Calidad y Tecnología de Productos Pesqueros, Nelson Avdalov, destacó el origen de la entidad internacional y aseveró que hoy cuentan con 900 miembros y el constante apoyo de la FAO, Infopesca y los representantes de los países que la integran.  “La Red ha sido, además, una herramienta que ha facilitado el comercio en la Región”, dijo el ejecutivo, quien destacó la experiencia acuícola de Chile y la disposición de Sernapesca para acoger este encuentro panamericano.

La actividad congregó a especialistas gubernamentales de Argentina, Chile, Perú, Ecuador, Uruguay, Brasil, Colombia, Estados Unidos, México y Honduras, así como a representantes de organismos internacionales vinculados a estos ámbitos.  Durante la reunión, se expuso la relevancia de aumentar el consumo de pescado en los países latinoamericanos, principalmente por sus beneficios para la salud de las personas y se mostró la gestión de los servicios veterinarios en la fase de producción primaria en la acuicultura.  También se discutieron temas como la situación de la inspección de los productos pesqueros de la Región destinados al mercado internacional y la situación sanitaria de los productos pesqueros comercializados en la Región.

-          En cuanto a los temas que se trataron ¿algunos que se destaquen por sobre otros o que no se hayan tocado en las reuniones anteriores?

“El interés de la Red está tomando cada vez un camino más dirigida hacia los mercados internos, hacia la seguridad alimentaria de los propios latinoamericanos y hacia el estímulo del consumo. Originalmente la Red sólo apuntaba de la exportación, es decir, de cumplir con las exigencias sanitarias de terceros países.  Hoy la Red ya tiene capítulos que miran hacia dentro.  De hecho, hemos hablado de los mercados internos, de la seguridad alimentaria, y creo que la Red tiene ahí un gran camino por delante, pero que ya se ha iniciado y que seguiremos desarrollando”.

-          Y en ese sentido, ¿cómo podría ayudar la Red a elevar el consumo de pescado en países como Chile, donde todavía es baja la ingesta?

“En mi opinión, se está empezando a tratar esa temática.  Esta semana hablamos con una persona encargada de este tema en Chile.  Yo, personalmente, trabajé en promoción de consumo en mi país (Uruguay), en Venezuela y en otros lugares.  Y puedo decir que, primero, es una tarea multidisciplinaria.  Ni los nutricionistas, ni los supermercados, ni las pescaderías, ni de los ministerios por sí solos, tiene que ser un trabajo mancomunado, entre todos.  Lo otro es que los grandes aliados en este tema deben ser los médicos.  Está comprobado que el pescado es un alimento sano, que previene enfermedades cardíacas, que promueve el desarrollo cerebral y que es de fácil digestibilidad.  Y más ustedes que son una potencia mundial a nivel pesquero y acuícola. Los números de consumo en Chile son bajos y deberían crecer, sin duda”.

-          ¿Cómo ha sido la experiencia de fomentar el consumo en un país con gran tradición ganadera como lo es Uruguay? ¿Qué dificultades se han presentado para lograr un mayor consumo?

“Te voy a dar una opinión personal. En Uruguay el consumo de productos pesqueros ha aumentado. Si bien es un país con una larga tradición ganadera, de carnes, al ser exportador, el precio de la carne ha subido en el mercado interno. Por otro lado, la presencia de grandes góndolas de productos pesqueros congelados en los supermercados, lo que se ve como una excelente nueva opción de compra.  Las pescaderías de los supermercados han introducido una enorme gama de productos, donde puedes comprar salmón chileno, pangasius de Vietnam o de cualquier otro lado.  Además, la gente cuida cada vez más su nutrición y sabe que el pescado es bueno en ese sentido”.

-          En esta reunión también se habló del comercio, de cómo esta Red ha promovido, tal vez sin la intención, el comercio de productos pesqueros en la región o hacia afuera.

“No sé si ha promovido, pero sí facilitado esto.  El hecho que en una misma mesa estén sentados el director del servicio de inspección de Chile con el de Brasil o el coordinador de Centroamérica, establece un vínculo regional y confianza de muchos años, lo que facilita el comercio.  Además, las ponencias donde se intercambia información de cada país es una herramienta fundamental”.

-          ¿Cómo toma la Red las nuevas exigencias de mercados como Estados Unidos, país que incluso expuso en la reunión a través de un representante de la FDA?

“Yo creo que hay países que nos están bombardeando con nuevas reglamentaciones, que muchas veces están separadas de la realidad.  Porque muchas veces los reglamentos los dictan de acuerdo a los países que las aplican y no de las condiciones de los países exportadores. Pero hay que cumplirlas y eso es un hecho.  Me consta, por ejemplo, que lo complejo de la legislación europea también la están sufriendo los mismos europeos.  Conozco los casos de empresas pequeñas de ese continente que tienen enormes dificultades para vender en sus propios mercados.  Lo malo es que una empresa que quiere exportar a Europa, Estados Unidos y Rusia, debe tener implementados tres sistemas de control en sus plantas.  El problema es que las legislaciones de los países no están armonizadas.  Cada uno tiene sus propias exigencias, lo que es bastante complicado para las empresas”.

-          ¿Cómo es la experiencia acuícola de un país como Chile?

“Mis primeras armas de postgrado yo las hice acá en Fundación Chile, entonces conozco lo que se hace acá.  Es un ejemplo Chile.  Vas a cualquier supermercado, de cualquier país, y tienes salmón chileno, ya sea en un supermercado del interior de Uruguay o en un restaurant de Sao Paulo en Brasil.  Chile tiene una gran imagen afuera, de buena calidad y seriedad”.

-          En la Conferencia también se habló de la necesidad de diversificar la acuicultura. ¿Usted ve tan necesaria la diversificación de especies?

“Si uno va a pensar sólo en la exportación, entonces sólo hay que cultivar las especies que piden los mercados.  Pero si uno piensa en el mercado interno, hay que cultivar también las especies autóctonas, que la gente está acostumbrada a comer.  Creo que, además, Chile tiene potencial.  Conozco la corvina Cilus gilberti, que es una especie que tiene un potencial acuícola impresionante.  Y casualmente yo trabajé en un proyecto de investigación de calidad y mercados, no como Red, sino que con otro organismo.  Además, los hábitos de las personas cambian.  Hoy es salmón, mañana será otra especie”.

-          En cuanto a los laboratorios de referencia, acá en Chile no existe un laboratorio estatal. ¿Usted considera relevante ese tema? ¿Debe existir un laboratorio en manos del Estado?

“Como opinión personal, creo que en algunos aspectos son necesarios los laboratorios estatales.  En otros temas no tanto.  Por ejemplo, en el tema de la listeria, como profesional no conozco más de dos casos en el mundo de intoxicados por pescado con listeria.  Entonces ¿para qué estamos analizando listeria en el pescado?  Sólo hay uno o dos brotes registrados. La listeria se da en leche, quesos, pero en pescado es muy irrelevante.  Creo personalmente que si bien los que trabajan en laboratorios son científicos, pienso que el criterio no es muy científico al analizar lo que no incide.  Entonces sí creo que deben existir laboratorios para marea roja, por ejemplo, pero se debe tratar de debatir en reuniones del Codex, por qué nos mandan a analizar aspectos que no tienen mayor incidencia”.

-          En cuanto a países latinoamericanos ¿por qué cree que hay algunos con mucho potencial acuícola, pero que no lo han podido desarrollar aún?

“No conozco todas las situaciones de cada uno de los países, por lo que me es muy difícil comparar por qué unos sí y otros no.  A nivel general, creo que Chile es la punta de lanza, el primero.  Pero se ve un avance en países como Brasil o Ecuador, que están creciendo.  Perú está haciendo su esfuerzo.  Chile se ve mucho mejor, porque quizás tuvo la visión de empezar primero.  Además hay otro aspecto, donde el crecimiento de la acuicultura en Brasil no se conoce mucho afuera, porque el país es su propio mercado, con 200 millones de personas.  En Brasil el cultivo de peces y bivalvos ha crecido de manera impresionante.  Lógicamente que no al nivel de Chile, pero es un país que absorbe su propia producción y, además, debe importar pescado de otros países porque no le alcanza.  Pero Chile es una referencia, un ejemplo y viva Chile m…”.