Martes
25/04/2017
Proyecto FIC Ceram UACh permitirá analizar toxinas en choritos
Con nuevo equipamiento tecnológico el Centro Regional de Análisis de Recursos y Medio Ambiente (Ceram) se convierte en uno de los tres laboratorios en Chile que ofrece nuevo análisis de toxinas lipofílicas en moluscos (Mundo Acuícola).
18/04/2017


754 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Proyecto FIC Ceram UACh permitirá analizar toxinas en choritos

A días de cerrarse el proyecto, el Ceram de la Universidad Austral de Chile (UACh) sede Puerto Montt abrió sus puertas para que mitilicultores, industria conservera, entidades de gobierno, investigadores y estudiantes de postgrado accedan a un taller informativo y conozcan la nueva técnica a través de la cual se analizan los moluscos para el control sanitario de los centros de producción y en el producto final para la exportación a Europa.

 

La iniciativa cofinanciada por el Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional de Los Lagos y la UACh de la sede Puerto Montt significó adquisición de un cromatógrafo de masa-masa e implementación de una nueva técnica para detectar toxinas en moluscos, a través del proyecto denominado “Implementación de capacidades regionales para la cuantificación de biotoxinas lipofílicas en moluscos bivalvos para la exportación bajo estándares de la Unión Europea”, que dirige la MSc. Miriam Seguel Lizama, directora del Ceram.

 

Las toxinas lipofílicas son un grupo de toxinas producidas por microalgas, específicamente del grupo de los dinoflagelados y se pueden englobar en cuatro grupos: Acido Okadaico y sus derivados (VDM), Pectenotoxinas (PTX), Yesotoxinas (YTX) y Azaspiracidos (AZA). Cada grupo de estas toxinas tiene diferentes efectos nocivos en el ser humano.

 

Exportación a la UE

La nueva normativa de la Unión Europea, ha dejado obsoleto el análisis que se realizaba mediante bioensayo de ratón, y desde enero del 2015, Chile establece que el método oficial es la cromatografía líquida/espectrometría en masa en tándem (LC-MS/MS), estableciendo 13 toxinas que se deben identificar y cuantificar en los moluscos bivalvos, al igual que los límites para el consumo humano.

 

Cuando las concentraciones de toxinas sobrepasen los límites permitidos para el consumo humano, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) procede al cierre de las áreas de producción. Por lo tanto, no se puede cosechar hasta que los niveles de toxinas bajen y sean aptos para el consumo humano.

 

Al respecto Miriam Seguel, directora de Ceram indicó que “la cromatografía liquida masa-masa permite contar con una alta sensibilidad, selectividad, versatilidad y rapidez en la obtención de los resultados”. Así, el laboratorio Ceram podrá entregar un servicio integral en el tema de toxinas marinas a la industria del mejillón (choritos).

 

La industria del mejillón

La Industria del mejillón chileno se desarrolla principalmente en la Región de Los Lagos, con un total de 283 mil 300 toneladas en 2015, generando un volumen de exportación de 69 mil 499 toneladas equivalente a 201 millones de dólares. Lo que sitúa a Chile como el segundo productor mundial de mejillones.

 

Los principales mercados son países europeos como España, Francia, e Italia, que, junto a Rusia y Estados Unidos, los que concentran el 69% de las exportaciones chilenas. Esta industria genera aproximadamente 17 mil empleos anuales.



NOTICIAS RELACIONADAS