Viernes
26/05/2017
Mariscope da la bienvenida al 2017 con un nuevo modelo en su gama de ROVs
Se trata del modelo Comander MK III 3000, vehículo con capacidad de bajar a 1.000 metros reales, sin necesidad de un garaje submarino o TMS Tether Managment System (Mundo Acuícola).
10/01/2017


1716 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Mariscope da la bienvenida al 2017 con un nuevo modelo en su gama de ROVs

Con la incorporación del modelo Comander MK III 3000, Mariscope comenzó el año 2017. Se trata de un nuevo modelo de su gama de ROVs, vehículo cubre un nicho que por varios motivos técnicos no es el favorito de muchos fabricantes. Se trata de un vehículo con capacidad de bajar a 1.000 metros reales, sin necesidad de un garaje submarino o TMS (Tether Managment System), en su jerga en inglés.

Normalmente para trabajar a esta profundidad, los fabricantes de ROVs recurren a un sistema de garaje submarino con carrete de cable incorporado del cual sale el ROV una vez llegado a la profundidad deseada. Este sistema, muy práctico y muy costoso, le permite simplificar al fabricante el suministro de energía de los equipos. Estos sistemas son un standard en vehículos del tipo ´Work Class´y habituales en la industria offshore.

El problema que se presenta con estos equipos son los barcos de apoyo y los costos relacionados a las operaciones de los mismos. De hecho para trabajar con TMS normalmente se requiere de un barco con posicionamiento dinámico (DP). Además de esto, las operaciones con ROVs que necesitan TMS y sistema de lanzamiento (Launch and RecoverySystems LARS) requieren de barcos de tipo Supply. En la realidad de la industria acuícola los costos operacionales de estos sistemas superan ampliamente lo que el mercado puede pagar y alternativas reales para trabajos en profundidad hay pocas. Normalmente se encuentran equipos diseñados para 300 metros, los cuales son modificados para llegar a duras penas a profundidades mayores de 500 m. Aunque muchas veces las fichas técnicas indican una capacidad mayor, en realidad los equipos no tienen potencia suficiente para trabajar alrededor  de los 1.000 metros de profundidad.

Mariscope Meerestechnik y Mariscope Ingeniería desde más de 15 años han desarrollado ROVs especiales para el uso en acuicultura. Así es como nace también el modelo Comander MK III 3000. En este caso el impulso vino por parte de empresas prestadoras de servicio en Noruega que no estando conforme con los fabricantes nacionales y los productos que se encontraban en el mercado internacional, le pidieron a Mariscope diseñar un equipo especial para tareas acuícolas profundas. A parte de la capacidad real de trabajar en dicha profundidad, fue una especificación sine qua non el poder operar desde embarcaciones normales y sin posicionamiento dinámico.

El resultado es un ROV compacto con una capacidad de carga que permite llevar a bordo no sólo todo tipo de instrumental como sonares de alta resolución, sistemas de posicionamiento, multisensores, etc, sino que también brazos hidráulicos articulados con herramientas necesarias para los trabajos en acuicultura.

Para el mercado nacional, Mariscope Ingeniería propone este vehículo sobre todo para operaciones de recuperación de residuos a mayor profundidad. Cada vez más son los centros que requieren de servicios de limpieza a profundidades mayores de 200 metros. Para dichos trabajos los ROVs tienen que estar más equipados que para trabajos en zonas someras.

Mariscope ofrece el Comander MK III 3000, como toda la gama de ROVs, con una garantía de por vida y servicio técnico 100 % realizado en Chile.

 

 



NOTICIAS RELACIONADAS