Sábado
23/09/2017
CNA aprobó modificaciones para la sustentabilidad de la salmonicultura
Las modificaciones relevantes tratan sobre modelos en la reproducción y crianza de los planteles de reproductores en el mar, principalmente en relación al riesgo de propagación de enfermedades de transmisión vertical a su descendencia (Mundo Acuícola).
27/06/2017


2445 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



CNA aprobó modificaciones para la sustentabilidad de la salmonicultura

El pasado viernes 9 de junio, en oficinas del Ministerio de Economía en Santiago, se reunió la Comisión Nacional de Acuicultura (CNA) encabezada por el Subsecretario de Pesca, Pablo Berazaluce, para apurar proyectos de gran importancia para la industria del salmón. La Comisión es un organismo consultivo de naturaleza público/privado que tiene como función asesorar a la Presidencia de la República, a través del Ministerio de Economía, en la formulación y evaluación de las acciones, medidas y programas que se requieran para implementar la Política Nacional de Acuicultura, de acuerdo a la Ley N° 20.597.


Por parte de los organismos públicos participan representantes de la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas, del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, del Ministerio de Economía, el Ministerio del Medio Ambiente, la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante y del Instituto de Fomento Pesquero.


En tanto, desde el sector privado participan representantes de las asociaciones de acuicultores, asociaciones de prestadores de servicios de la acuicultura y representantes de los trabajadores de centros de cultivo.


Proyectos tratados


En esta oportunidad los proyectos a analizar fueron cuatro: el Proyecto de la Ley de Acuicultura de Pequeña Escala (APE); Densidades de Cultivo; Ley de Relocalizaciones de Concesiones de Acuicultura y el que modificaría el Reglamento Sanitario para la Acuicultura (RESA). Este último, genera expectativas dado que sentaría las bases para fundar una industria sustentable, desde enfoques sanitarios y genéticos sólidos orientados al bien común y a la competitividad de la actividad salmonera a nivel nacional y global.


Las modificaciones relevantes tienen que ver con modelos productivos de la reproducción y crianza de los planteles de reproductores en mar, principalmente en relación al riesgo de propagación de enfermedades de transmisión vertical a su descendencia, factor base de la industria.


En este sentido, la normativa actual estipula la existencia de barrios de reproducción y genética que deben tener una distancia mínima de 7 millas náuticas (m/n) con otros centros de cultivo y/o acopio, y de 2,5 m/n con otros de reproductores.


“Lo particular de dicha medida es que tales restricciones, dada la actual estructura de la industria, impiden en los hechos la existencia de tales barrios los que, a pesar de los esfuerzos de la autoridad y luego de seis años de publicada la norma, no se lograron establecer. Por éste y otros aspectos, que en la práctica constituían letra muerta, se consideró necesario revisar y ajustar las medidas para permitir su aplicación y contribución para garantizar el abastecimiento de material genético de calidad para toda la industria en su conjunto de manera de  sustentar y garantizar el mayor progreso genético para la salmonicultura nacional”, destacan desde el sector productivo.


La principal medida propone un cambio en las distancias entre los centros de reproductores con otros centros de cultivo, relacionados al número de peces que se mantendrán en ellos. Si el centro tuviese hasta 200.000 reproductores, entonces la distancia con otros centros de reproductores, acopio, engorda o esmoltificación podría ser menor de 2,5 m/n. Si la cantidad de peces es de un máximo de 300.000 ejemplares reproductores, entonces su distancia con otros centros aumenta y debe ser de al menos 2,5 m/n.


Desde el sector afirman que esta propuesta de la CNA permitiría a las compañías ser más competitivas sin descuidar las bases sanitarias con foco en la sustentabilidad. “También hay algunos detractores pues consideran que su patrimonio o competitividad se verá afectado por esta medida, ya que se abren más alternativas para programas genéticos y centros de reproductores en el mar que, de mantenerse el escenario actual, les hubiese sido imposible acceder”.


“Creemos que esta nueva regulación para la operación de centros de reproducción y genética en mar contribuirá en un significativo avance hacia la competitividad de la industria salmonera nacional pues nos permite acceder a las mismas herramientas y tecnologías usadas en las demás industrias salmoneras en el resto del mundo”, comentaron desde la industria.


“Esta herramienta permitirá realizar la selección genética en el ambiente adecuado, aplicar grandes presiones de selección y seleccionar de manera muy precisa a los mejores individuos lográndose con esto un mayor progreso genético y poniendo a Chile en un carril que nos permitirá avanzar al menos a la misma velocidad que otras industrias salmonicultoras del mundo —además, añaden que—, para Chile, la selección por resistencia a SRS y cáligus se logra hacer en forma más precisa, rápida y eficiente económicamente mediante selección de reproductores en el mar”.


Representantes del sector afirman que esta es una opción que solamente abre más puertas y alternativas por lo que quienes trabajan en reproducción y genética tendrían más herramientas disponibles que las actuales.



NOTICIAS RELACIONADAS