Jueves
21/09/2017
Plan de Mejoras en acuicultura abre polémica en el sector salmonicultor
A comienzos de abril, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) difundieron una nueva normativa que está generando fuertes réplicas en la industria (El Mercurio).
17/04/2017


2314 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Plan de Mejoras en acuicultura abre polémica en el sector salmonicultor

Las autoridades sanitarias acaban de publicar un plan que, entre otras medidas establece que a partir de marzo de 2018 las jaulas deben quedar rígidas y no se permitirán desplazamientos, pese a los cambios de mareas. Mientras, el gremio estima que no es factible de aplicar, en la Subpesca dicen que sus planteamientos técnicos -algunos coincidentes con los de la industria- fueron desechados por la Contraloría, por lo que solo les cabe "cumplir las instrucciones".

Se trata de dos medidas generales, plasmadas en una minuta publicada el 3 de abril en la página web de Subpesca que, en uno de sus puntos, define lo siguiente: A partir del 2 de marzo de 2018 no habrá tolerancia para que las jaulas donde se cultivan los peces se desplacen 50 metros fuera de la concesión, como se permite hoy. Y además, los respectivos Informes Sanitarios y Ambientales de Acuicultura (INFA) deberán realizarse estrictamente dentro del área de explotación para que sean válidos.

Ambas medidas están ocasionando preocupación en la industria y, en palabras de Felipe Sandoval -presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile)-, no son factibles de aplicar y en la práctica deberán cambiarse. "Una cosa es el papel, pero otra es lo que pasa en la realidad", resume. "Las multas a las empresas a partir de estas medidas pueden judicializarse", anticipa el dirigente.

"Los criterios que se apliquen deben considerar la realidad productiva, lo que ocurre en los otros países productores, para no dañar la competitividad", agrega Gerardo Balbontín, gerente general de Blumar.

Estas medidas surgieron como respuesta a una auditoría realizada por la Contraloría General de la República a la Subpesca y Sernapesca en materia de acuicultura. A partir de esa auditoría, la Contraloría ordenó a ambas autoridades sectoriales que exijan a las empresas que las concesiones se ubiquen donde les corresponde y que no se extiendan ni desplacen a lugares cercanos y desde febrero se estableció un período de transitoriedad para aplicar las medidas.

A partir de esto, las autoridades del ramo hicieron un Plan de Mejoras para el sector, que en su conjunto debe estar adoptado completamente el 1 de junio de 2018, y que está generando críticas de parte de los salmonicultores.

Eugenio Zamorano, jefe de la División de Acuicultura de Subpesca, afirma que las normativas tienen por objetivo cumplir lo instruido por la Contraloría "por lo que no es posible modificar el camino que se ha adoptado".

Consultada la Contraloría el jueves, en la repartición explicaron que era imposible responder en tan breve plazo.

Jaulas no podrán salir fuera de la concesión a partir de marzo de 2018

Uno de los aspectos del Plan de Mejoras referido a la ubicación de las jaulas de los peces indica que no habrá tolerancia en la ubicación de las estructuras después de marzo de 2018.

"Hasta el 1 de marzo de 2018 se permitirá la siembra sin corregir el desplazamiento de hasta 50 metros. Quienes siembran a partir del 2 de marzo de 2018, ya deben sembrar sin desplazamiento, ni siquiera de 50 metros, lo que implica que se está dando así un año para el acomodo de las estructuras", indica el Plan de Mejoras.

Sandoval asegura que esto no es posible de aplicar, porque hay ocasiones en que las jaulas están ubicadas en una "esquina" de la concesión y que por las corrientes marinas se mueven fuera de esta. "Si amarras la jaula al fondo marino y baja la marea 30 metros, la cuerda no queda tirante de manera vertical, se mueve hacia los lados, porque es una estructura flotante", dice.

¿Es posible simplemente mover la jaula de esa "esquina" y evitarse el problema? No es tan simple, asegura. "A veces el lugar adecuado para instalar las jaulas está cerca de un borde de la concesión y no al centro de ella", dice Sandoval, debido a que en ocasiones, la profundidad, corrientes y otras variables adecuadas para esta actividad están en zonas límites. Agrega que la idea es que haya un rango de tolerancia para que la jaula flote fuera de la concesión y que incluso en algunos casos, los 50 metros de fluctuación de la jaula pueden ser pocos.

Pero Eugenio Zamorano, de Subpesca, asegura que ya le plantearon a Contraloría este tema y que el organismo no lo consideró: "Nuestro planteamiento técnico fue desechado por Contraloría y como órganos administrativos, Subpesca y Sernapesca tenemos el deber de cumplir las instrucciones del órgano contralor, por lo cual no queda más que sostener este criterio".

Agrega que plantearon al organismo contralor que "hay casos en que existe un problema con la medición y que no se trata en todos los casos de un desplazamiento intencionado de las jaulas". Esto porque está técnicamente fundamentado que hay varios factores -como errores de los GPS, las características de las estructuras de cultivo y variables ambientales como las olas, vientos- que provocan cambios en las mediciones sin que ni siquiera se haya movido la jaula de su lugar. Pero que la Contraloría determinó que no correspondía considerar estos elementos técnicos, porque las jaulas siempre deben encontrarse dentro del área de la concesión.

Por lo mismo, afirma Zamorano, no es posible en este momento establecer un rango de tolerancia de fluctuación de las jaulas. Aunque indica que no hay nada que justifique desplazamiento de las jaulas por sobre los 50 metros.

Destaca el "buen criterio" empleado por el contralor, en el sentido que "razonablemente estimó que este cambio de interpretación no podía afectar de un día para otro a los centros en operación y que debía contemplarse una gradualidad".

Sin embargo, Gerardo Balbontín enfatiza que esta exigencia no es aplicable, "por una razón que para cualquiera debiese ser muy simple de explicar, y es que los cultivos acuícolas, sea de salmones, choritos, ostiones, algas, etcétera, se realizan en estructuras flotantes que están afectas a diferencias de marea y corrientes, lo que hace que estas estructuras tengan un margen de desplazamiento respecto de la posición en la que han sido fijadas al fondo marino, por lo que es muy probable que en ciertos momentos haya parte del centro de cultivo fuera de la concesión por efecto de dichas mareas o corrientes".

Los informes ambientales deben tomarse en el lugar de explotación

La otra medida que genera debate es dónde se deben realizar los estudios de impacto ambiental. Sobre este punto, el Plan de Mejoras señala que los Informes Sanitarios y Ambientales de Acuicultura (INFA) "deben ser tomados en el área de explotación (operación)" y no en los alrededores de la concesión, como ocurre hoy.

Según Felipe Sandoval, presidente de SalmonChile, este es un error técnico que se subsanará. "Es tan evidente que la jaula puede desplazarse, que hay INFAS que se toman fuera de la concesión, porque la jaula se ha desplazado fuera de los límites y hoy son INFAS válidos. Todos estos puntos son tan evidentes, que tendrá que haber un cambio de criterio", cree.

Eugenio Zamorano, de Subpesca, indica que la normativa actual exige que las mediciones se hagan alrededor de los módulos de cultivo. "Si esto se plantea desde el punto de vista de la medición de la potencial contaminación, puede discutirse técnicamente dónde es mejor establecer las estaciones de muestreo, pero ello no valida bajo ningún punto de vista que las jaulas en las que se colocan los peces estén fuera de la concesión. Se están mezclando dos temas diferentes", indica.

Sandoval estima que hay un tema de fondo que si se resolviera, subsanaría estos puntos: que las empresas del sector puedan reubicar sus concesiones en lugares más adecuados desde el punto de vista sanitario y ambiental. Esto permitiría, por ejemplo, que jaulas que hoy están en la "esquina" de una concesión queden al medio, sin pasarse 50 metros.

¿Cuál es la piedra de tope? "Hay una ley que establece que una concesión no se puede reubicar donde hay caladeros de pesca (lugar donde los pescadores realizan sus faenas), pero no existe un reglamento que precise qué es ni dónde están, por lo que no se puede aplicar la ley", responde.

La Subpesca plantea que ya se hizo una propuesta para el reglamento de caladeros. "Nos encontramos trabajando en el diseño de un procedimiento de consulta", precisa Zamorano.




NOTICIAS RELACIONADAS