Viernes
17/11/2017
Empresas demandan por $12.000 millones en perjuicios tras accidente del ferry Amadeo I
Las demandantes acusan que este derrame de hidrocarburos, causó un grave daño ambiental a todo el entorno marino, provocando un grave detrimento y enormes perjuicios a la biodiversidad de la zona (La Prensa Austral).
25/07/2017


3099 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Empresas demandan por $12.000 millones en perjuicios tras accidente del ferry Amadeo I

En la suma total de $12.364.685.400 fueron calculados los perjuicios que para la actividad pesquera provocó el choque y posterior varamiento del ferry Amadeo I, en el denominado paso Kirke, provincia de Ultima Esperanza (Región de Magallanes), en agosto de 2014.

 

Son las indemnizaciones que reclaman la Pesquera Don Yerko, la Sociedad Comercial de Transporte Marítimo Limitada, Pesquera Agropesca Ltda., Empresa Alvarez y Alvarez Ltda., Comercial y Transporte José Alvarez Navarro, y Comercial José Mario Ruiz Aguilar.

 

Se trata de empresas que se dedican a la pesca y el transporte de productos del mar en la ciudad de Puerto Natales.

 

Con el patrocinio de los abogados Winston Montes Vergara y Jaime Gatica Illanes, con oficina en Santiago, el reciente 4 de julio las seis empresas mencionadas interpusieron una demanda de indemnización de perjuicios por contaminación de derrame de hidrocarburos, en contra de Navimag Ferries, en su condición de operadora de la nave siniestrada; Nisa Navegación, en su calidad de propietaria de la referida nave, y The London P&I Club, como aseguradora del ferry Amadeo I.

 

Como se recordará, el lunes 18 de agosto de 2014, cerca de las 9 horas, la nave Amadeo I, de propiedad de la empresa Nisa Navegación S.A., y operada por Navimag Ferries S.A., que se dirigía desde Puerto Natales a Puerto Montt, chocó con la isla Merino en el denominado paso Kirke, frente a las costas de Puerto Natales, provincia de Ultima Esperanza, golpeando su casco a la altura de la bodega de carga, causando diversos daños y hundiéndose parcialmente, provocando un derrame de hidrocarburos, el cual, según sostienen los demandantes, está causando y seguirá generando por largos años, el peor desastre ecológico de la última década, en el mar de la Región de Magallanes, dañando irremediablemente todo el sistema ecomarino y vida submarina del sector.

 

Se hace mención que, al momento del accidente, el ferry Amadeo I mantenía en sus estanques 120 toneladas de combustible IFO-180 (mezcla de combustibles destilados y residuales) y 89 metros cúbicos de petróleo diésel. Entre su carga, además, transportaba 46 vehículos, entre camiones, tracto camiones, jeep y chocos, cada uno de ellos con sus estanques de combustible cargados y con sus baterías en funcionamiento.

 

A raíz del choque, según se relata en la demanda, en un comienzo se verificó el vertimiento de materiales contaminantes en la zona del accidente, pero en poco tiempo se fue desplazando a los alrededores, lo que causó y -según los expertos- seguirá provocando por muchos años más un desastre ecológico en dichas aguas.

 

Graves daños económicos

 

Como consecuencia de este derrame de hidrocarburos, las empresas demandantes acusan que su actividad comercial se ha visto seriamente afectada económicamente.

 

“Son varios kilómetros de la costa de Puerto Natales los que han sufrido y sufrirán daños permanentes al entorno y recursos marinos como consecuencia del derrame de hidrocarburos, el cual, a pesar de las tareas de limpieza, se sigue extendiendo, dejando trazas de hidrocarburo, lo cual seguirá causando daños incuantificables para el sistema de vida marina”, advierte el escrito judicial.

 

Pese a la realización de las faenas de limpieza de los hidrocarburos y demás sustancias tóxicas halladas en el sitio del accidente, se señala que éstas no evitaron el daño, “lo que ha quedado evidenciado en el alza en la mortandad de las especies a consecuencia del derrame provocado en el sector afectado”.

 

Sobre esto último, adjuntan un informe elaborado por una bióloga marina encargada de Medio Ambiente Acuático y Combate a la Contaminación, de la Gobernación Marítima de Punta Arenas, el cual da cuenta que, durante el primer muestreo realizado por personal naval, al área afectada por el derrame, entre los días 21 y 24 de agosto de 2014, se pudo observar mortandad de biota marina en un sector de playa ubicado cerca del varamiento. Durante la inspección, se contabilizaron 233 individuos muertos de la especie nacella (especie de molusco), asimismo durante el recorrido se pudieron apreciar mezclas oleosas sobre los individuos y un fuerte olor a combustible.

 

Sobre los daños patrimoniales, se advierte que las tasas de mortalidad directa de aves y mamíferos producidas por la ecotoxicidad del combustible, son altas.

 

“El derrame de petróleo, ha causado en toda la zona costera de Puerto Natales un grave perjuicio, provocándose daños a la fauna marina y el medio ambiente en general, y éste persistirá en forma abundante en una zona rica en recursos bentónicos y recursos hidrobiológicos”, menciona en el escrito.

 

Enseguida se alude “a las consecuencias nefastas para un ecosistema relativamente joven, desde el punto de vista de su recuperación, como lo es el área correspondiente a la zona afectada. Este sector presenta un gran potencial productivo, pesquero y turístico, no solo para la región, sino también a nivel nacional. Con esto se ha provocado a los demandantes, un grave perjuicio, especialmente en lo relacionado con la merma que se producirá en la extracción y explotación comercial de recursos. También ha provocado mortalidad de huevos y larvas, en el caso de especies animales, y de propágalos, en el caso de las algas, comprometiendo de esta manera abundancias futuras en los stocks disponibles, ya sea para la explotación, o la mantención de poblaciones de recursos de importancia económica”.

 

Omisiones

 

En la demanda de 69 páginas, se invocan los fundamentos de hecho y de derecho que abonan la presente acción reparatoria. En lo principal, se alude que el propietario, naviero u operador de la nave Amadeo I, incurrieron en falta o culpa, constituyendo sus acciones u omisiones en la causa del siniestro marítimo, pues permitieron la navegación de la nave por el canal Kirke o no impidieron que la nave navegara por él.

 

Según señalan, éstos desatendieron las recomendaciones registradas en el manual de navegación denominado “derrotero de los canales del sur” respecto del cruce del referido paso; adelantaron deliberadamente la hora del ingreso a dicho paso, lo que de acuerdo a información entregada por la Armada, no debía hacerse antes de las 14 horas, en conocimiento de que enfrentaba condiciones no óptimas para la circulación del navío, especialmente dado que no era la hora de pleamar que debe preferirse para el ingreso al ya mencionado paso.

 

“Haber impedido con una simple decisión que la nave navegara con ese rumbo o en ese horario, el siniestro no hubiese ocurrido”, sentencian.

 

Sobre el gravísimo desastre ecológico reclamado, los demandantes recuerdan que los dueños y armadores del Amadeo I, disponen de un respaldo asegurador para responder de los perjuicios causados por 1.000 millones de dólares americanos por evento o siniestro.

 

Perjuicios

 

Para resarcir los perjuicios, un grupo de profesionales investigó y determinó los valores de captura, compra y venta de distintos recursos, gastos, y la distribución de ganancias que se aplica normalmente en el sector comercial y artesanal.

 

Sobre el lucro cesante reclamado por los seis demandantes por pérdida de ingresos derivados de la actividad económica que ejercían las empresas del rubro, el cálculo por 36 meses (desde agosto de 2014 a mayo de 2017), proyectado a 10 años, fue calculado en la suma de $7.564.685.400 pesos.

 

A lo anterior, se demanda la pérdida o deterioro de la imagen comercial, en la suma de $1.800.000.000 pesos, y de otros $3.000 millones de pesos por concepto de daño moral.

 

La demanda deberá ser conocida por un ministro de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, como juez de primera instancia, ello en conformidad a la Ley de Navegación. Ya, en lo inmediato, este 22 de julio, el ministro Marcos Kusanovic, proveyó la demanda de indemnización de perjuicios, decretando las primeras actuaciones.

 

Adicionalmente, el Sindicato de Ericeros y Gente de Mar de Ultima Esperanza, prepara una demanda de la misma naturaleza.



NOTICIAS RELACIONADAS