Martes
25/04/2017
La Higuera: Dominga y las tareas pendientes en el borde costero
A continuación replicamos un artículo de opinión de Cristian Sepúlveda Cortés, director del Programa de Acuicultura en Áreas de Manejo (PDT) de la Región de Coquimbo UCN-Corfo, en referencia al proyecto minero y el entorno (Mundo Acuícola).
20/04/2017


603 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



La Higuera: Dominga y las tareas pendientes en el borde costero

La reciente decisión en primera instancia del Estado Chileno respecto de dejar irresuelto el desarrollo del proyecto minero Dominga en la zona norte de la región de Coquimbo, abre la necesidad de mejorar el accionar de las herramientas de fomento productivo con las que la institucionalidad cuenta, con el fin de dinamizar el empleo, el crecimiento y en definitiva el desarrollo endógeno de zonas rezagadas como la comuna de La Higuera.

 

Cristian Sepúlveda Cortés, director del Programa de Acuicultura en Áreas de Manejo (PDT).Mientras la sociedad civil de la comuna espera con miradas controversiales el devenir del proyecto minero, se espera que las autoridades estén realizando esfuerzos en apalancar financiamiento del nivel central o reactivando la firma de convenios de cooperación con el Gobierno Regional para salir de manera decidida a cerrar brechas de costo de oportunidad referidas a la “pérdida de oportunidades” de no desarrollarse el proyecto minero.

 

Si bien la comuna concentra una gran actividad y desembarque pesquero, estos medios de vida deben ser compatibles con los atributos esgrimidos por los detractores del proyecto, referidos a las particularidades ambientales de la zona, donde se emplaza la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt y la Reserva Marina Islas Choros y Damas.

 

La explotación sustentable de los bancos naturales mediante las Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (Amerb) y comités de manejo en el caso de las zonas de libre acceso, el avistamiento de la fauna marina con buenas prácticas y otro tipo de actividades económicas incipientes como los cultivos de pequeña escala, deberán ser reforzados para mejorar la competitividad de las comunidades costeras.

 

Sin embargo, si se considera que: 1) las Amerb están cercanas a su máximo sostenible y con desempeños económicos dispares; 2) las zonas de libre acceso están intentando ser administradas mediante los comités de manejo que deben soportar intensas presiones de la industria de exportadores de algas pardas; y 3) la importante industria de turismo de intereses especiales asociados al avistamiento de mamíferos marinos, al parecer, está muy cercana a su máxima capacidad de carga; se configura la necesidad de mirar con mayor atención el desarrollo de la acuicultura a pequeña escala en Amerb como unidades de producción de proteína marina para circuitos cortos de comercialización.

 

En este sentido, la comuna posee 2800 hectáreas bajo ese régimen, de las cuales el 40% es susceptible de ser objeto de actividades acuícolas según el nuevo reglamento Decreto Supremo N° 96 del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo del 2016.

 

En la zona, hace ya más de cuatro años, se cuenta con experiencia de este tipo con algunas de las organizaciones de pescadores de las localidades de Hornos, Chungungo, Los Choros y Punta de Choros, las cuales están intentando integrar cultivos marinos artesanales a sus quehaceres. Latarea no ha sido fácil, ya que además de los cambios culturales necesarios, se ha enfrentado la mayor frecuencia de marejadas de las últimas décadas, el tsunami del 2015 y los propios ajustes organizacionales que tensionan estas nuevas formas de trabajo.

 

Todo ello ha resultado en desempeños dispares, pero predecibles, de los cultivos en las Amerb, dados los alcances de lo que significa gatillar cambios de actitud y conducta en la pesca artesanal tradicional de la zona norte de Chile.

 

Todo lo anterior se da mientras se espera la articulación de una agenda corta de intervención que reaccione ante la decisión tomada por parte del Gobierno, de manifestar su disconformidad en la instalación y operación del proyecto minero Dominga en la comuna costera con el menor Índice de Desarrollo Humano de la región. Si bien el desarrollo de la comuna no puede ser a cualquier costo, es innegable la urgencia de trabajar intensamente en favorecer medios de vida sostenibles que se conecten con las particularidades ambientales, y la acuicultura a pequeña escala puede ser un camino a transitar.

  

Finalmente, es importante señalar que no sólo se necesitará la voluntad política, el concurso de organizaciones de pescadores, fondos públicos y asesoría técnica para el desarrollo de las actividades acuícolas en Amerb. Además urge una institucionalidad no solo regional, articulada y criteriosa, que facilite la obtención de las autorizaciones del caso para la realización de actividades de acuicultura en las Amerb, dado que la indecisión puede volverse una amenaza para la zona, no reconociendo que es un momento particular donde la sociedad civil espera que la empresa o el Estado lleguen a cambiar la situación de rezago.



NOTICIAS RELACIONADAS